Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
Reportaje:

Poco escote y manga larga

Pertegaz revela detalles del vestido de novia de Letizia Ortiz. Los restaurantes Jockey y Arturo elaborarán los menús del enlace

El traje de novia de Letizia Ortiz tendrá poco escote y manga larga. Manuel Pertegaz, el modista encargado del diseño, reveló ayer estos dos secretos en una entrevista en el programa Protagonistas, de Onda Cero. Pertegaz corroboró además que el color del traje será blanco marfil y que todavía no ha comenzado a coserse.

En los talleres de Pertegaz en Barcelona se está a la espera de que llegue la tela para confeccionar el traje de novia de la que será princesa de Asturias. Inicialmente y según Pertegaz, él pensó en encargar la tela fuera de España, pero la Casa del Rey le hizo saber que la intención de la familia real es que fuera tejido español. Una industria textil valenciana es quien al parecer ha recibido el encargo, rodeado de todo el secreto posible.

El diseño, que ya está acabado, ha sido supervisado hasta el último detalle por Letizia Ortiz, que se ha reunido en varias ocasiones con Pertegaz. En algunas de estas citas, casi todas en Barcelona, la novia ha sido asesorada por la infanta Cristina, que ha dado su opinión no sólo sobre el traje, sino cómo debe ser éste para que cumpla las normas que fija el protocolo de las bodas reales.

Lo que todavía está sin decidir es desde dónde saldrá vestida de novia Letizia Ortiz. En los últimos días se ha barajado la posibilidad de habilitar algunos salones del Senado, cuyo edificio está situado en las inmediaciones del Palacio Real, para que la prometida de don Felipe se prepare.

Para ese día, la Asociación de Floristas de Madrid ha convocado el concurso "Un ramo de novia para una reina", en el que pueden participar empresarios florales de toda España y del que podría surgir el adorno floral que luzca Letizia Ortiz el día de su boda con el Príncipe. Un jurado formado por maestros de la Escuela Española de Arte Floral y por profesionales de los medios informativos, escogerá entre los 10 ramos finalistas los tres que considere mejores, que se enviarán a la Casa Real para ofrecérselos a la prometida del Príncipe.

Los novios están cerrando estos días la lista de invitados y decidiendo quiénes se encargarán de servir las diferentes recepciones que se celebrarán en Madrid con motivo del enlace. Todo indica que el restaurante Jockey, uno de los más prestigiosos de la capital, recibirá el encargo de elaborar el menú que degustarán los 1.400 invitados que acudirán a la boda el 22 de mayo. El almuerzo se servirá en los salones del Palacio Real. Jockey es uno de los restaurantes con los que habitualmente trabaja la Casa del Rey cuando organiza recepciones especiales.

La noche anterior a la boda, la familia real ofrecerá una cena de gala a sus invitados, entre los que estarán representantes de todas las monarquías. Los novios están pensando celebrar esta recepción en el palacio de La Granja (Segovia) o en el palacio de Aranjuez. Para la ocasión se está pensando en una cena tipo bufé para la que el restaurante Arturo está diseñando un menú. Arturo es quien se encarga, entre otras cosas, de la concesión de los bares y restaurantes del Teatro Real de Madrid.

Cuando faltan 86 días para la boda ya se empiezan a conocer las primeras cifras que rodearán a la boda. Unos 5.600 medios de comunicación de todo el mundo cubrirán la boda y la inversión publicitaria ascenderá a 1.060 millones de euros, según un estudio encargado por la Fundación Destino a la empresa Técnicos Turísticos Asociados. El informe estima que, al menos, 600 televisiones, 2.150 periódicos, 1.000 radios y más de 1.800 revistas generales y de la prensa rosa darán información del enlace.

Según señaló el ingeniero de la empresa que ha realizado el informe, Alejandro Martín Lunas, para elaborarlo se han basado fundamentalmente en el estudio y comparación de otras bodas de herederos, en especial la del príncipe Carlos de Inglaterra, así como los Juegos Olímpicos de Barcelona o los Mundiales de fútbol. En su opinión, esta boda es un caso excepcional, porque "el espectro de personas a las que interesa es muy amplio y el índice de rechazo, prácticamente nulo". Es "un acontecimiento lúdico y alegre que todos quieren compartir".

* Este artículo apareció en la edición impresa del Miércoles, 25 de febrero de 2004