Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
Elecciones 2004

Zapatero acusa al PP de gobernar a base de enfrentamientos

El líder socialista afirma que Rajoy hereda de Aznar la actitud de pelea con los adversarios

El líder del PSOE, José Luis Rodríguez Zapatero, afirmó ayer que José María Aznar "se ha enfrentado con media Europa, con las demás fuerzas políticas, con los Gobiernos autonómicos, con las gentes de la cultura. Esperemos que no suceda también con Marruecos". Zapatero agregó que el candidato del PP a La Moncloa, Mariano Rajoy, avanza en esa misma línea porque el PP "ya sólo puede mantenerse en el poder atacando a sus adversarios".

Todo esto sucede, según el secretario general del PSOE, porque "el PP no tiene un proyecto para España, sólo tiene un proyecto de poder".

En una capital donde el PP gobierna con mayoría absoluta, Rodríguez Zapatero logró ayer abarrotar de público el Palacio de Festivales de Santander. La sala principal estaba a rebosar. Otra contigua, con una pantalla gigante, también, y hubo muchos asistentes que se quedaron en la calle sin poder entrar. Total, más de 2.500 personas dispuestas a aplaudir. Lo hicieron con más entusiasmo con el telonero, Alfredo Pérez Rubalcaba, cabeza de lista por Cantabria, que con el propio Zapatero. Tal vez porque el primero se reservó los ataques más duros al PP, del que dijo que "utiliza un comunicado de ETA para sacar un puñado de votos". El el líder socialista hizo un discurso más institucional, con referencias al hambre en el mundo y la vacunación contra el sida.

Zapatero sólo arrancó una ovación clara cuando insistió en su promesa de que si gobierna, los soldados españoles enviados a Irak regresarán antes del verano si la ONU no legitima su presencia en suelo iraquí. "Nos prometieron la paz con engaños y han cosechado un gran fracaso", insistió el líder socialista.

Tanto Rodríguez Zapatero como Pérez Rubalcaba repitieron insistentemente en sus intervenciones las referencias a España y a la Constitución, para atajar algunas críticas que le lanza el PP. "El mejor español es aquel que no intenta apropiarse del significado" de la palabra español, sostuvo Zapatero. Y Rubalcaba recordó que Alianza Popular no apoyó la Constitución cuando fue votada. Para insistir en ese cambio de actitud, Zapatero recordó que, mientras el PP proviene de AP, los socialistas nunca han cambiado de nombre y pueden "llevar la cabeza bien alta" por la trayectoria de su partido. Las siglas del PSOE dominaban ayer la escena, ya que eran mucho más numerosas las banderolas con el emblema del partido que las repartidas entre el auditorio con el logotipo ZP.

El líder del PSOE no quiso entrar en la polémica provocada por el ministro de Defensa, Federico Trillo-Figueroa, que expresó su deseo de haber "tomado" la isla Perejil hace ocho años. Zapatero se limitó a confiar en que, dentro de la catarata de enfrentamientos desatada por el PP, no se incluya también Marruecos.

Zapatero mostró en todo momento optimismo. Tanto, que se mostró incluso convencido de que habrá debate cara a cara entre él y su máximo rival, Mariano Rajoy. "Estoy convencido. No sólo porque pienso bien de la gente, sino también porque Rajoy tiene muy poco criterio y por eso va a cambiar de opinión", ironizó.

Antes, Rubalcaba admitió que si él fuera asesor del candidato del PP a La Moncloa le recomendaría que "huyera, porque es muy malo".

* Este artículo apareció en la edición impresa del Lunes, 23 de febrero de 2004