Reportaje:EXCURSIONES | Montes de Málaga

Paseo con pan y vino

El sendero de Torrijos combina la vegetación de ribera con lagares, hornos de leña y un molino de aceite

Gabriel Sánchez abre cada mañana el lagar de Torrijos. Un Ecomuseo situado a 18 kilómetros al norte de Málaga por el que pasan unas mil personas cada mes, la mayor parte escolares. "Es el punto de partida de muchas excursiones. Funcionamos como un centro de visitantes, aunque seamos un museo", dice Gabriel.

Antes de comenzar la caminata, o como un alto en el camino, casi todos se asoman. El edificio es el prototipo de casa-lagar de la comarca de los Montes de Málaga. Se conserva tal y como se construyó. "La parte principal está dedicada a la elaboración de vinos", explica Gabriel. Data de 1843, y la viga de husillo -se denomina así por el tornillo que al girar hace que la viga suba o baje y actúe sobre los capachos de uva- es el logotipo de este Parque Natural de 4.900 hectáreas.

La casa también conserva un molino de aceite de las primeras ferrerías que había en Málaga y dos hornos artesanales en los que se cuece con leña el pan de pueblo, llamado por los malagueños cateto.

Gabriel recibe a los excursionistas y les explica las tradiciones del lugar. Visto el Ecomuseo, los caminantes pueden recorrer un sendero suave en unas dos horas o pasar un rato en el área recreativa situada a espaldas del viejo caserón. El encargado, que también prepara excursiones y actividades en la naturaleza, recomienda bajar por la vereda situada a los márgenes del arroyo Chaperas. Allí están ubicadas las zonas recreativas: mesas de madera, bancos y asadores. El sendero tiene un ancho de apenas medio metro, pero permite una buena vista del cauce. El paseo transcurre entre mimbreras, chopos, algunos fresnos y como no, zarzas. Conduce a las primeras ruinas, las del lagar de Pacheco, donde se pueden observar restos de una antigua era de trilla, y de antiguos cultivos.

Tras la visita a las ruinas hay que retomar el arroyo Chaperas. Si el cauce es pequeño se puede acceder a él. Pero es algo que sólo ha de hacerse en caso de que lleve poca agua y que el tiempo no amenace lluvias fuertes. "Los mejores meses para pasear por aquí son los de otoño y primavera- comenta Gabriel -aunque también tiene su encanto venir en verano, porque no hay casi nadie".

Por el cauce se llega a un pequeño puente de madera, lugar en el que se abandona la senda y se toma el carril forestal. Siguiendo la arena blanca de este camino se pueden observar varios cortafuegos, y la vegetación, que cubre prácticamente todo el suelo.

Las ruinas del lagar de Santillana marcan la mitad del trayecto. Hasta este punto el caminante lleva recorridos 2,5 kilómetros. Es un camino fácil", sentencia el guarda del Ecomuseo, "por eso vienen tantos niños".

El caminante puede optar por subir hasta el mirador Martínez Falero (a 400 metros) o regresar por el camino forestal hasta el punto de partida. Habrá recorrido 4,7 kilómetros de vegetación de ribera y pinares de repoblación. Si hay suerte, hará algún avistamiento peculiar. "Esta mañana he visto un zorro", cuenta Gabriel. "¡La primera vez en cinco años!". También se cruza alguna que otra ardilla.

Parque anti inundaciones

- Origen. Situado al norte de la ciudad, el Parque Natural Montes de Málaga es el resultado de las repoblaciones de pinares hechas en la cuenca del río Guadalmedina para evitar las inundaciones que la ciudad venía sufriendo.

- Límites. Abarca los términos municipales de Málaga y Casabermeja y alcanza alturas entre los 100 y los 1.100 metros.

- Esparcimiento. Dispone de dos áreas recreativas (Torrijos y El Cerrado) con mesas, bancos, barbacoas, servicios, fuentes y papeleras.

- Alojamiento. Muy cerca de las áreas de ocio hay dos zonas de acampada con el mismo nombre. En ellas se puede hacer noche previo permiso de la diputación provincial de Medio Ambiente. El Parque cuenta también con el hotel Humaina. Un establecimiento con 14 habitaciones, que permanece abierto durante todo el año. Tel. 95 264 10 25

- Panorámicas. El Parque tiene dos miradores, Martínez Falero y El Cochino, desde los que se puede ver, si el tiempo acompaña, una de las principales cadenas montañosas de Málaga.

- Senderismo fácil. Se pueden hacer excusiones de una hora (3.000 metros), como la del Llano de las Contadoras, en pleno centro del Parque Natural, o seguir el sendero de Picapedreros (zona meridional) y ver el salto de agua del mismo nombre en una excursión de tres horas (6.600 metros).

- Más información.

Delegación de Medio Ambiente (Tel. 952 041 100) y Aula de la naturaleza (Tel. 952 110 255).

* Este artículo apareció en la edición impresa del jueves, 19 de febrero de 2004.

Archivado En:

Te puede interesar

Lo más visto en...

Top 50