Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
OPINION DEL LECTOR

María Teresa León: 100 años

El centenario de una de las más relevantes escritoras españolas, María Teresa León y Goyri, ha permanecido en el olvido, ¿intencionado? -salvo honrosas excepciones de las que se hizo eco puntualmente EL PAÍS-. Quedó en la semipenumbra la vida y obra singular de María Teresa León, aún en los umbrales del siglo XXI, ¿por ser mujer? ¿Por su irrenunciable ideología republicana? Mientras, otras "estrella ocasionales" son superconocidas por divulgar, previo talón, sus intimidades con harta zafiedad durante horas en programas de televisión y publicaciones "especializadas"...

Qué lejos de la extraordinaria personalidad de María Teresa León, autora de libros, guiones de cine, montajes de teatro, traductora en varios idiomas. Llevó la cultura por los pueblos, salvó con la ayuda de Alberti, Rosa Chacel, Timoteo Pérez Rubio o Arturo Serrano Plaja y un sinnúmero de hombres y mujeres del pueblo -muchos de ellos anarquistas-, miles y miles de cuadros del tesoro artístico o no menos de 40.000 libros de incalculable valor..., todo ello antes de la irrupción de "los salvadores de España", un 18 de julio...

Ahí quedó la maravillosa Memoria de la melancolía de María Teresa León, mientras tantos y tantas trepas, oportunistas o figurones hace poco se subieron al carro de la democracia a última hora para "trabajar" por el pueblo, haciendo carrera, eso sí, amparándose en la, según ellos y ellas, "izquierda", con emolumentos, para vivir a todo tren, muy próximos al pueblo..., a ser posible cuando se aproximan las elecciones.

María Teresa León no sólo fue una eximia señora de espléndida belleza, de las que estamos acostumbrados a contemplar en España; hija de militar, hizo exclamar al rey Alfonso XIII: "Si todos sus soldados fueran como ella, menudo ejército tendría". No hablo de oídas, lo sé de quién vivió con los Alberti-León en su exilio y conoció y entabló con ellos lazos indisolubles: Un buen poeta.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Sábado, 14 de febrero de 2004