Signos

'Periférica' edita su cuarto número y alerta sobre la reducción de la cultura a su rentabilidad económica

Periférica, la revista de gestión cultural que anualmente editan la Universidad de Cádiz y el Ayuntamiento gaditano, con la colaboración de la Diputación Provincial, ha presentado su cuarta entrega. Única en su especialidad en todo el ámbito español, los responsables de Periférica consideran que "la soledad no es buena compañía" y alientan con el ejemplo el nacimiento de otros empeños similares "con vocación de reflexión y contribución al complejo mundo de la cultura".

Este cuarto número de Periférica se inaugura con sendos artículos de la periodista Lalia González-Santiago y el profesor Juan Manuel Suárez Japón acerca de las relaciones entre política y cultura. En su sumario figuran también colaboraciones de Chus Cantero, Manuel Caballero, Albert de Gregorio, Ximena Varela, Esteban Ruiz Ballesteros, Diego A. Manrique y Francisco Gómez Acosta, en las que se someten a examen y debate cuestiones tan diversas como la gestión de museos y centros de arte contemporáneos, mercadotecnia y cultura o la evolución de la prensa musical.

En el apartado de Experiencias, destinado a exponer iniciativas culturales narradas por sus propios impulsores o protagonistas, el teatro, el arte y la literatura comparten espacio bajo las firmas de Pilar Aldanondo, Rafael Marín, Rafael González Calderón, Pedro J. González o Alejandro Pérez Guillén, entre otros. Una sección de reseñas, en la que son comentados libros afines a la gestión cultural, revistas y publicaciones de Internet, cierra el contenido de Periférica junto a un portafolio con ilustraciones del pintor y poeta cubano José Pérez Olivares.

El equipo rector de Periférica, encabezado por la vicerrectora de Extensión Universitaria de la UCA, Virtudes Atero, y el concejal de Cultura de Cádiz, Antonio Castillo, se felicita por la continuidad de esta publicación al tiempo que expresa su preocupación por "el discurso dominante" que, de un tiempo a esta parte, "trata la cultura exclusivamente desde la perspectiva de la economía, o más exactamente desde la rentabilidad económica del hecho cultural".

"Fenómenos como el Guggenheim, el Museo Picasso de Málaga o los grandes festivales de música o teatro son evaluados en función de su impacto económico exclusivamente. Se busca la creación de nuevas centralidades sin pararse a pensar o calibrar las periferias culturales que se generarán. A veces tenemos la sensación de que desde ciertos ámbitos políticos y de las élites culturales se habla, se trabaja y se invierte sólo en la Liga de Fútbol Profesional y se envía al olvido, a la periferia, al deporte de base. Esta actitud es especialmente reprobable en el caso de los poderes públicos", denuncian.

Lo que más afecta es lo que sucede más cerca. Para no perderte nada, suscríbete.
Suscríbete

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS