Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El sector hostelero navarro acusa de "competencia desleal" a UPN

El ex director general de Turismo es accionista de una empresa privada que construirá hoteles

Empresarios del sector turístico y hostelero de Navarra han calificado de "competencia desleal" la presencia como accionista del ex director general de Turismo del Gobierno de Navarra, Javier Taberna, en una empresa destinada a construir hoteles rurales de alta categoría en la Comunidad foral. La Asociación de Hoteles Rurales y la Asociación de Hostelería de Navarra han mostrado su malestar por la actuación del ex alto cargo de UPN.

Taberna posee 20.038 euros en el capital social de la firma Fondetur, constituida en octubre de 2003 con 5,5 millones de euros repartidos entre 30 propietarios, uno de los cuales es, además, la Sociedad de Desarrollo de Navarra (Sodena), institución dependiente del Ejecutivo foral creada para colaborar en la promoción de iniciativas empresariales y que participa en Fondetur con 1,2 millones de euros. A su vez, Fondetur y Sodena, que está dirigida por el ex consejero de Economía y Hacienda de UPN José María Aracama, constituyeron en noviembre de 2003 otra sociedad común, Navarra Excelencia Turística (NET), con un capital social de 360.610 euros, destinada a comercializar los nuevos hoteles.

A finales de 2003 el Gobierno foral afrontó una dura controversia cuando trascendió que la ex consejera de Industria Nuria Iturriagagoitia iba a fichar como alta directiva de la firma EHN, cuyo consejo de administración Iturriagagotia presidía y empresa sobre la que había adoptado decisiones desde su responsabilidad política. Un informe de la Dirección General de la Función Pública advirtió sobre la incompatibilidad del cargo e Iturriagagoitia rechazó la oferta de contrato de EHN.

Similares a los paradores

Ahora, el ex director general de Turismo de Navarra entre 1999 y mayo de 2003 cuenta con el informe favorable de la misma dirección. Taberna fue consejero de Sodena y es apoderado y socio de Fondetur. Tras dejar el cargo en mayo de 2003, participa con otros accionistas privados y la propia Sodena en una iniciativa empresarial para la construcción de hoteles rurales de 4 y 5 estrellas que levanta ampollas en las empresas e instituciones del sector.

La iniciativa empresarial privada fue anunciada en septiembre de 2003 por el consejero de Cultura navarro, Juan Ramón Corpas, que habló del interés en promover establecimientos similares a los paradores de turismo pero de ámbito rural. Fondetur pretende ubicar sus primeros hoteles en Ujué, Lizaso y Marcilla, así como en puntos del Camino de Santiago.

Ángel María Loperena, ex presidente de la Asociación Navarra de Hoteles Rurales y consultor en Navarra de la organización mundial de Turismo, ha calificado la presencia de Sodena y Taberna en Fondetur como "competencia desleal". El abogado y portavoz de la Asociación de Empresarios de Hostelería de Navarra (AEHN), Natxo Calvo, ha añadido que es "poco normal" esa presencia y ha advertido que "el malestar en el sector es generalizado".

Etiqueta de excelencia

La AEHN rechaza que una institución pública participe en una iniciativa privada que hará una competencia directa a los empresarios del sector y a los establecimientos ya existentes. Ambas asociaciones resaltan que el objetivo de Sodena debería ser el de impulsar iniciativas empresariales en áreas de negocio necesitadas. "Sin embargo, Navarra es la comunidad española que posee ya el mayor número de establecimientos con la etiqueta Q de excelencia turística en el ámbito rural", recuerda Natxo Calvo.

Taberna se ha puesto en contacto con los empresarios del sector defendiendo la legalidad de su participación. "Será legal, pero desde un punto de vista ético plantea demasiadas dudas", ha señalado un portavoz de los empresarios.

AEHN ha denunciado que desde 2000, cuando Taberna accedió a la dirección general de Turismo, las ayudas públicas al turismo rural se redujeron considerablemente mediante una modificación del decreto de requisitos que fijó las ayudas exclusivamente para los hoteles rurales de 4 y 5 estrellas o aquellos que tuvieran expectativas de subir de categoría.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Domingo, 8 de febrero de 2004