Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
Entrevista:MIKE MALEFAKIS | DIRECTOR DE EXECUTIVE EDUCATION DE LA ESCUELA DE NEGOCIOS DE LA UNIVERSIDAD DE CHICAGO | GESTIÓN Y FORMACIÓN

"Europa se ha convertido en un competidor y no sólo por precio"

La caída del dólar iguala a los centros de ambos continentes

La internacionalización de las escuelas de negocios no sólo se ve en un mayor intercambio de profesores. Algunos centros han dado un paso más y han creado programas conjuntos con instituciones de otros países. Es lo que han hecho el español Instituto de Empresa (IE) y la escuela de negocios de la Universidad de Chicago, que inauguran un curso para altos directivos en el campus barcelonés de la entidad estadounidense en mayo. Malefakis, que habla español, ha viajado a Madrid para perfilar esta colaboración.

Pregunta. La última lista de las mejores escuelas de Financial Times afirma que las europeas desafían la hegemonía estadounidense, ¿comparte esta opinión?

Respuesta. Sí. El entorno es más competitivo. Es el resultado lógico de la globalización.

"El entorno ha cambiado. Ahora la competencia es mayor y es mejor ir con un aliado que conoce el mercado local"

"Las empresas tienden a demandar programas a la medida porque es más fácil ligar los resultados a la estrategia"

P. ¿La competencia viene más de Asia o de Europa?

R. Ahora de Europa, pero en una década lo hará de Asia.

P. ¿Los centros europeos compiten en precio o en contenido?

R. Chicago es una escuela un poco diferente por su enfoque hacia la investigación. Hemos tenido seis premios Nobel. No creo que en este nicho tengamos rivales. Pero en un ámbito más amplio, sí hay una competencia bárbara entre las escuelas de Estados Unidos y de Europa y no solamente en precio porque con la bajada del dólar ya estamos más o menos a la par.

P. ¿Se ha notado en el descenso de solicitudes de ingreso?

R. En el master en Administración de Empresas (MBA), que no es mi responsabilidad, no ha habido declive. En Executive tenemos unos 1.800 alumnos en programas abiertos y otros 850 en cursos a la medida. Sólo hubo una pequeña bajada tras el 11-S.

P. ¿Hay más demanda de programas abiertos o a la medida?

R. En EE UU hay una tendencia a demandar programas a la medida. Generalmente, es cuestión de ligar los resultados del programa con la estrategia empresarial. Es más fácil medir el impacto cuando se trata de un programa a la medida. Hay empresas como Intel que durante años lo hicieron todo de forma interna y han empezado a enviar gente a programas abiertos, que ofrecen puntos de vista diferentes. Algunas universidades pequeñas han dejado este año de dar programas abiertos.

P. ¿Qué ofrece el sistema educativo americano para atraer a tantos directivos europeos?

R. No conozco realmente el sistema europeo, pero me he dado cuenta de que es muy teórico. Por eso se nota tanto el salto entre este modelo y el de las escuelas de negocios, que es muy dinámico e interactivo, algo que las americanas hemos hecho desde hace tiempo.

P. ¿Para qué necesita una universidad tan conocida como la de Chicago un acuerdo con el IE?

R. Chicago fue la primera escuela estadounidense en tener un MBA en Europa, hace 10 años en Barcelona. Hace cuatro, empezamos un Executive MBA en Singapur. En Europa no habíamos hecho una apuesta similar en Executive. Quisimos buscar una escuela complementaria.

P. ¿Por qué decidieron hacerlo de la mano de otra escuela?

R. El entorno ha cambiado. Ahora la competencia es mucho mayor y es mejor ir con un aliado que conoce el mercado local. Ya no habrá escuelas americanas poniendo su bandera en Europa. Además el programa tiene el punto de vista de dos escuelas reconocidas, una europea y otra estadounidense. Es más global.

P. ¿Para qué sirven las listas?

R. Sirven para dar una orientación sobre dónde invertir su tiempo y dinero. La diferencia entre las primeras son matices muy sutiles. Estas listas son sólo una guía más, hay que tomarse la elección de centro como cualquier otra inversión.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Domingo, 8 de febrero de 2004