Simancas ve "imprescindible" un juzgado de guardia para malos tratos

El portavoz socialista en la Asamblea de Madrid, Rafael Simancas, se mostró ayer partidario de la petición realizada por los jueces de instrucción de Madrid para que se cree un nuevo juzgado de guardia en la capital exclusivamente dedicado a los casos de violencia doméstica.

Simancas habló de ello durante su visita a Las Rozas, en la cual calificó de "razonable" e "imprescindible" la solicitud realizada por los magistrados madrileños, acordada el viernes de manera unánime durante la celebración de una junta y hecha pública por el juez decano de Madrid, José Luis González Armengol.

El dirigente socialista arremetió contra la presidenta del Gobierno regional, Esperanza Aguirre, y opinó que más allá de medidas "efectistas" y de "decisiones y nombramientos que intentan meter el dedo en el ojo al PSOE" -en referencia a la designación de la ex ministra socialista Cristina Alberdi como presidenta del Consejo Asesor del Observatorio autonómico para la Violencia de Género-, la presidenta debería "atender las demandas de los jueces de Madrid".

A su modo de ver, los protagonistas de las políticas a desarrollar por la Comunidad de Madrid en el ámbito de la violencia doméstica deberían ser las víctimas, sus demandas y sus requerimientos, y no los cargos, los nuevos nombramientos ni las polémicas que éstos puedan entrañar. "Los jueces, policías y fiscales que atienden a las personas maltratadas no están pidiendo nombramientos efectistas ni instrumentalización partidaria en este gravísimo problema, sino más recursos y medios, educación y prevención", añadió.

Reforma de la M-30

Por otro lado, Simancas dijo que no va a "consentir" a la Comunidad ni al Ayuntamiento ningún "truco" para saltarse los informes de impacto ambiental en el proyecto de ampliación de M-30, y anunció que instará a la Asamblea a modificar la legislación sobre evaluación de impacto medioambiental.

El portavoz socialista denunció que el Gobierno de la región y el Ayuntamiento de Madrid pretenden "ganar tiempo" en el desarrollo del proyecto de reforma de la M-30 para que esta vía, de titularidad nacional, sea de titularidad municipal, lo que consideró un "truco" para obviar los preceptivos informes de impacto medioambiental.

"No lo vamos a consentir", aseveró, y señaló que el grupo socialista va a presentar una iniciativa en la Asamblea de Madrid para solicitar "una modificación de la legislación sobre la evaluación de impacto medioambiental, para evitar que el PP se salte a la torera los preceptivos informes". El portavoz socialista señaló que "el crecimiento demográfico que se ha producido en este municipio y, en general, los del anillo oeste metropolitano, así como la falta de previsión de infraestructuras y servicios por parte del PP, han llevado a una situación de colapso y falta de calidad de vida para los ciudadanos".

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS