Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
Reportaje:

Extorsión fallida

Una pareja, a juicio por inventar un escándalo sexual para presionar a un cura

Una pareja de L'Escala será juzgada en Girona acusada de extorsionar al cura de la población amenazándole con divulgar un escándalo sexual inventado. Con su plan, según explican tanto la fiscalía de Girona como la acusación particular del sacerdote, los extorsionadores pretendían obtener 6.000 euros de párroco amenazándole con difundir diversas falsedades: que la joven había tenido relaciones con el párroco, que había sido violada e incluso que había quedado embarazada como resultado de su relación.

Tanto la fiscalía como la acusación particular, que reclaman una pena de cinco años de prisión para los acusados, coinciden en afirmar que la mujer llegó a desnudarse ante el cura y que la pareja falsificó informes médicos para dar veracidad a la historia y presionar a su víctima. La defensa niega las acusaciones.

El chantaje sobre el eclesiástico, según el informe fiscal, se inició en el verano de 2002, cuando E. N. acudió a la rectoría. Al parecer, la mujer se desnudó ante él y le hizo saber que era ninfómana. Pese a que el eclesiástico rechazó todo contacto, la acusada reanudó sus intentos al cabo de unos días y le hizo proposiciones explícitas. La mujer le pidió entonces 1.500 euros para evitar el escándalo. El cura alegó que no tenía nada de lo que arrepentirse y se negó a pagar. Las presiones de la pareja continuaron en días sucesivos, en los que incrementaron la cifra a 6.000 euros a cambio de no denunciarle por la violación de la mujer. La pareja llegó a denunciar esa supuesta violación a los Mossos d'Esquadra para presionar al sacerdote, a quien le presentaron una copia de la denuncia para asustarle. Pese a que los acusados describieron a los agentes las características físicas del cura, evitaron revelar su identidad. La pareja le dijo al párroco que necesitaban el dinero para el aborto.

Ante la insistencia de los extorsionadores, el cura denunció el caso a los Mossos. La policía tendió una trampa a la pareja, que fue detenida a mediados de agosto, cuando se disponía a cobrar 3.000 euros del sacerdote. Los Mossos confiscaron una carta exculpatoria escrita por la chica y dos certificados médicos falsificados.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Miércoles, 4 de febrero de 2004