Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El gobierno local de Rivas, en crisis por el cese de la directora de Cultura

El Ayuntamiento de Rivas afronta estos días un momento de crisis en las relaciones entre los dos partidos del gobierno municipal (PSOE e IU). El detonante de la situación fue el cese fulminante de la directora de Cultura, Hortensia Campanella, después de que más de 200 vecinos se quedaran sin entrada para ver el espectáculo de la bailaora Sara Baras, que sirvió para inaugurar el auditorio Pilar Bardem.

El pasado 15 de enero se pusieron a la venta 490 entradas: 360 por teletaquilla, 130 en la ventanilla del auditorio y el resto, hasta 600, se las reservó el Ayuntamiento, según explicó el alcalde. Las entradas que se vendían por teléfono se agotaron en media hora, y las 130 que el jueves se vendieron en taquilla fueron insuficientes para los vecinos que se acercaron al auditorio.

El alcalde, José Masa (IU), señaló que hubo "errores de gestión en la venta de entradas" y destituyó de forma fulminante a Campanella. Isabel Miranda, portavoz socialista de Rivas, se encontró con el cese fulminante de la directora de Cultura "sin consulta, ni explicación alguna", explicaron ayer fuentes del PSOE, que ahora reclaman la anulación del relevo.

Miranda se negó ayer a hacer declaraciones, pero destacados miembros del partido se quejaron de la actitud "prepotente" del alcalde. "Hortensia Campanella es un cargo de confianza política, designado por el PSOE y nombrado por el alcalde, y el asunto, como mínimo, debería haberse tratado en la comisión encargada del seguimiento del pacto", explicaron. "Somos los primeros interesados en mantener el acuerdo, porque es positivo para la gobernabilidad del municipio, pero dialogando", matizaron.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Sábado, 24 de enero de 2004