Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Una testigo de la muerte de un bebé en el metro afirma que varios viajeros tocaron la alarma en vano

Maribel Cipitria, una mujer que iba en el vagón del metro el día en que un bebé de cuatro meses murió al caer a la vía en la estación de Empalme, aseguró ayer a Telemadrid que varias personas que estaban dentro del vagón accionaron la palanca de la alarma, sin que esto detuviera al tren. Estas personas actuaron así cuando vieron, espantadas, que una chaqueta que colgaba de la silla del bebé quedaba aprisionada entre las puertas y que el bebé quedaba fuera del vagón y la madre dentro. El metro, al avanzar, arrastró al carrito. El bebé, Estefanía, murió al caerse a la vía. "Hay una palanca y accionamos la palanca. Sonó la alarma y aun así el metro seguía avanzando...", relató la mujer. "Es lo peor que he visto. No logro que se me quite de la cabeza", agregó la testigo, bastante afectada.

Los vagones de metro tienen dos palancas al lado de las distintas salidas: una que activa el freno de emergencia y otra que abre las puertas. La mujer no aclaró si los testigos que presenciaron lo ocurrido -siete en total- accionaron las dos palancas del vagón o una. El Juzgado de Instrucción número 49 investiga ahora lo sucedido y en los próximos días tomará declaración a los siete testigos que presenciaron la tragedia.

Los sindicatos CC OO y UGT siempre sostienen que el conductor del metro, que está muy afectado por lo sucedido, obró correctamente.

La tragedia ocurrió el pasado miércoles. Norma Susana, de 33 años, regresaba a su casa, en el barrio de Aluche, con su bebé después de tramitar los papeles del DNI para la pequeña Estefanía cuando la fatalidad se les cruzó en la estación de Empalme. La pequeña Estefanía fue enterrada ayer al mediodía en el cementerio Sur.

Al sepelio, costeado por el Ayuntamiento de Madrid, acudieron sus padres, los ecuatorianos Fabricio Simba y Norma Susana Visuete, y otros familiares, que apenas podían mantenerse en pie debido a su estado emocional. La ceremonia fue oficiada por un pastor evangelista.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Sábado, 24 de enero de 2004