Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
Crónica:FÚTBOL | Vigésima jornada de Liga

El Murcia salva un punto tras la expulsión del céltico Luccin

Una inesperada reacción del Murcia, alentada por la expulsión del centrocampista Luccin, del Celta, tornó un partido gris en un choque vibrante que mantuvo la incertidumbre hasta el final. A punto de desmoronarse, con dos goles en contra, el Murcia espabiló en el último cuarto de hora como si le fuera la vida en ello: metió al Celta en su área, empató el encuentro e incluso pudo ganarlo contra todo pronóstico.

A buen seguro que el marsellés Luccin se llevó la reprimenda de su entrenador, Miguel Ángel Lotina. Fiel a su carácter, se autoexpulsó en la segunda parte, cuando su equipo disfrutaba de un cómodo colchón de dos goles de ventaja y el Murcia no daba señales de vida. Pero la cita dio un vuelco imprevisto tras la exclusión de Luccin, quien, en el arranque del partido, enchufó con la derecha un golpe franco directo desde 25 metros. Luego, volvió a su oscura faena en el centro del campo.

MURCIA 2 - CELTA 2

Murcia: Bonano; Juanma, Loeschbor, Cuadrado, Clavero (Richi, m. 70); L. García, Jensen, Gancedo, Fredi (Quintana, m. 63); Míchel (Julio Álvarez, m. 46); y Karanka.

Celta: Cavallero; Méndez, Sergio, Berizzo (Cáceres, m. 63), Sylvinho; Ángel, Luccin, José Ignacio, Jesuli (Giovanella, m. 70), Vagner (Jonathan, m. 86); y Milosevic.

Goles: 0-1. M. 7. Luccin, de golpe franco directo desde 25 metros. 0-2. M. 45. Milosevic bate a Bonano de tiro cruzado. 1-2. M. 68. Quintana, de cabeza. 2-2. M. 80. Karanka, de cabeza, a la salida de un córner.

Árbitro: Moreno. Amonestó a Méndez. Expulsó con roja directa a Luccin (m. 65) y a Jensen (m. 80).

8.000 espectadores en La Condomina.

Nadie intuyó el alocado final que tendría el encuentro. Y menos tras el segundo gol del Celta, obra de Milosevic, que parecía zanjar la cuestión.

Le hizo un flaco favor a su equipo Luccin. Tenía controlado el partido el Celta, con dos goles de ventaja, cuando, no se sabe por qué, Moreno Delgado expulsó al medio francés, propenso a los líos y las escaramuzas. La pasada temporada ya protagonizó varios incidentes: escupió al delantero escocés Hartson tras un duelo con el Celtic en la Copa de la UEFA y se pegó a puñetazos con su compañero Catanha en un entrenamiento. El día antes de liarse con el brasileño, el árbitro Rodríguez Santiago le expulsó por insultos graves.

El caso es que el Murcia cogió aire tras la expulsión de Luccin. Cuando todo apuntaba a su desmoramiento, apretó con todo: Quintana marcó de cabeza y el Celta tuvo que dedicarse a achicar agua. A falta de diez minutos llegó el empate de Karanka.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Domingo, 18 de enero de 2004