Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Grinbank nunca oficializó la compra del Leganés ante la Liga y el CSD

Los jugadores viajan hoy a Algeciras y a partir del lunes negociarán su futuro

El empresario argentino Daniel Grinbank y el presidente del Leganés, Jesús Polo, nunca comunicaron al Consejo Superior de Deportes (CSD) la supuesta venta el pasado 11 de agosto del 86% de las acciones del club madrileño, tal y como exige la normativa vigente. El Real Decreto de Sociedades Anónimas Deportivas establece que toda persona física o jurídica que adquiera al menos el 25% de las acciones de un club de fútbol tiene que recibir la autorización del CSD.

Al incumplir este requisito, la compra del Leganés por parte de Grinbank, quien el jueves anunció su salida del club, es "nula de pleno derecho"y el Consejo estudia ahora iniciar un expediente que podría concluir con una multa de 450.759 euros a los dos protagonistas del traspaso de acciones.

La Liga de Fútbol Profesional también ha confirmado que no le consta ninguna modificación accionarial en el Leganés, cuya primera plantilla volvió ayer a los entrenamientos para preparar el partido de este domingo contra el Algeciras.

El entrenador, Carlos Aimar, aseguró en conferencia de prensa que "todos" los jugadores del equipo habían mostrado su disposición para viajar hoy a la ciudad andaluza. Sin embargo, el preparador argentino anunció que su compatriota Fede Domínguez, lateral izquierdo internacional con la albiceleste, "nos ha comunicado de golpe que se va a México", por lo que no ha sido incluido en la convocatoria de 18 jugadores.

Domínguez se despidió de sus compañeros y de los empleados del club, aunque fuentes del mismo afirmaron que el defensa será jugador del Leganés hasta que Jesús Polo y Daniel Grinbank no lleguen a un acuerdo sobre la situación en la que queda el club.

Según uno de los capitanes del Leganés, Lucas Alessandria, Polo transmitió ayer a la plantilla su intención de reunirse con ella la próxima semana para clarificar "la nebulosa"en la que según el propio central argentino viven los jugadores tras la precipitada salida de Grinbank.

Su compañero Pancho Arrúe aseguró: "Nos sentimos estafados moralmente". "El proyecto serio para tres años ya se acabó y ahora sólo nos queda esperar a ver qué pasa", se lamentó el volante chileno, para quien Grinbank "ha hecho mucho daño, sobre todo, a Carlos Aimar y a José Pekerman", máximo responsable deportivo del Leganés desde el desembarco del empresario argentino.

José Antonio Chamot también se mostró dolido por la situación en la que queda Pekerman, "una persona excelente" y el hombre que con su prestigio atrajo a la mayoría de los 15 argentinos que militan en la actualidad en el club madrileño.

Para Chamot, "lo peor es la imagen que estamos dando", aunque el veterano central argentino no quiso criticar a Grinbank: "No puedo atacar a una persona sin saber las razones por las que toma una decisión como ésta".Carlos Aimar tampoco quiso cargar las tintas contra el empresario argentino, pero pidió que el fútbol español "no meta ahora en la misma bolsa" a todos sus compatriotas por la actuación de uno solo.

Uno de los ocho españoles de la plantilla, Macanás, subrayó que el cuerpo técnico y los jugadores argentinos "están hundidos". "Ahora tenemos que tirar del carro los que llevamos más tiempo, y por eso es el momento de recordar a los 15 jugadores españoles despedidos este verano", afirmó.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Sábado, 10 de enero de 2004