Barcelona planea competir en la Copa del América

El alcalde de Barcelona, Joan Clos, apostó ayer fuerte para que su ciudad se convierta en la sede de un equipo español capaz de ganar la Copa del América, con el fin de poder albergar en el futuro esta competición, la más importante de vela del mundo. "Hay otra forma de asegurarse la sede de la Copa del América: ganándola", afirmó Clos, refiriéndose al hecho de que el año pasado Barcelona no pudo evitar que el desafío de 2007 tenga su sede en Valencia.

Clos anunció que éste podría ser el próximo reto para Barcelona, después de la conclusión del Fòrum, que se celebrará este año. "Si no queremos quedarnos anclados en el pasado", agregó el alcalde en una entrevista en Catalunya Ràdio, "debemos apostar por un equipo de gente que sea capaz de ganar, si no es en Valencia, sí en la próxima edición".

El proyecto barcelonés cuenta con el apoyo de la Cámara de Comercio, que ayer mismo se alineó al lado del alcalde. "No olviden que somos la Cámara de Comercio, Industria y Navegación", comentó Miquel Valls, presidente de esta entidad. "Estamos con él y estamos convencidos de que contribuiremos a encontrar los patrocinadores necesarios para la financiación de esta idea". También ayer, Rafael Niubó, flamante secretario general de Deporte del Gobierno catalán, aseguró que daría su apoyo a un proyecto de este tipo.

Clos indicó que la operación tendría un coste aproximado de 60 millones de euros (unos 10.000 millones de pesetas) y que la organización del evento -supuestamente en 2015, si la embarcación española lograra ganar en su segunda participación- costaría otros 60 millones.

El único proyecto de equipo español que está ya en marcha, el Reto, cuenta con Josele Doreste entre sus principales impulsores y está manteniendo negociaciones con Barcelona y con el Gobierno autónomo de Baleares para asegurarse los 50 millones de euros que tiene presupuestados inicialmente. "Conocemos el interés de Barcelona por ser la base de nuestra embarcación e implicarse en todo el proyecto", afirmó Doreste. "Y sabemos también que la Cámara de Comercio tiene un gran entusiasmo en colaborar. Pero todo debe quedar resuelto en los próximos días. La situación ahora no es muy distinta a la de antes de las Navidades. Me parece aún un poco prematuro hablar de todo eso".

Valencia y Barcelona pugnaron por organizar la próxima edición de la Copa del América con la Sociedad Náutica de Ginebra, propietaria de la embarcación suiza Alinghi, que se impuso a Nueva Zelanda en la última edición. Valencia ofreció 90 millones de euros para asegurarse la sede. Los 10 barcos que compitieron en 2003 dejaron en Nueva Zelanda 650 millones de dólares.

Lo que más afecta es lo que sucede más cerca. Para no perderte nada, suscríbete.
Suscríbete

Regístrate gratis para seguir leyendo

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS