Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
Entrevista:JOSÉ MIGUEL CONTRERAS | Presidente de Save the Children

"Las televisiones españolas son las que más desatienden a los niños"

José Miguel Contreras, de 45 años, preside la rama española de una de las ONG emblemáticas de atención a la infancia, Save the Children, y es una poco frecuente combinación de personaje solidario y de gestor empresarial (productor ejecutivo de Globomedia, responsable de programas como El club de la comedia, Fuentes y Cía., Compañeros o

Médico de familia). Es catedrático de Comunicación Audiovisual en la Universidad Rey Juan Carlos en Fuenlabrada (Madrid). La televisión le parece elemento fundamental en la formación de los niños.

Pregunta. ¿Es verdad que los niños de hoy serán personas violentas por la tele que ven?

Respuesta. Los niños españoles no tienen en televisión mucha alternativa. Las cadenas españolas son las que más les desatienden. ¿Qué puede haber visto un niño que se va a dormir cuando la tele le dice lo de "Vamos a la cama"? Dibujos animados a primera hora, que es la única en que los niños son público mayoritario; luego se va al cole a currar, y mucho; en el caso de que al volver a casa se estuviera todo el tiempo ante el televisor, vería culebrones, programas del corazón, de sucesos, telediarios de una hora y programación que evidentemente es para adultos. Los niños son el sector que menos ve la tele. No hay programas para ellos, porque no tienen poder adquisitivo. La tele la ve mucho todo el mundo, pero no ellos. Y, sin embargo, podría perfectamente regularse una programación específica. En el Reino Unido está establecido por ley el horario infantil e incluso la diversidad de géneros de la programación que reciben los niños; en Estados Unidos están reglamentados los programas educativos infantiles. Aquí, realmente, faltan programas que toda la familia pueda ver junta justo a las horas en que está junta.

P. ¿Por qué no hay regulación en España?

R. Porque cunde desde arriba la idea de que el sector ya se autorregulará. Estoy en contra. ¿Qué pasa, que tienen que autorregularse los hospitales, o los colegios, y tener derecho de admisión?

P. También Internet es visto como un territorio insano para los niños.

R. Se dice injustamente que los padres abandonan a sus hijos ante Internet. Lo necesario es tener instrumentos de investigación para conocer el problema, y luego desarrollar programas de formación para padres y niños, y sobre todo crear contenidos: si un chico tiene alternativas en Internet no buscará otras cosas.

P. Los niños aparecen a menudo en las noticias como víctimas de abusos. ¿Save the Children lo ve así?

R. Manejamos datos de que un 23% de niños españoles (de ellos, un 17% niñas) ha sufrido algún tipo de abuso, desde el sexual al psicológico. Coinciden con los de un catedrático de Salamanca, Félix López, que ha estudiado el tema. Pero es cierto que las técnicas de investigación no están en este campo tan desarrolladas como las que analizan la repercusión de la tele en los menores. Y la recogida de datos es desordenada: las comunidades autónomas tienen los suyos, igual que la policía, las instituciones sanitarias, etcétera.

P. ¿Cómo empezó usted a trabajar en solidaridad?

R. Yo era periodista, y cuando me vi convertido en productor me di cuenta de que en ambos campos un profesional conoce un montón de realidades, de personas, de métodos de actuación. Las ONG necesitan profesionalizarse y tener contactadores. Me sirvió personalmente cuando vi que mi hijo, sordo, podía crecer como un marginado. Me involucré en el sector que trabaja por la integración de esos niños y constatamos la inexistencia de centros educativos adaptados a ellos en profesorado o en instalaciones. Nos salió bien el proyecto de un colegio, Tres Olivos, diseñado para integrarles: hoy hay 60 niños sordos entre 500 alumnos, y todo funciona perfectamente. Todo eso me valió para comprender que cualquier persona, si dedica un poquito de su tiempo a cambiar las cosas, consigue revoluciones. El impulso individual es lo importante. Pero en las relaciones entre televisión y sordos también falta regulación en España. No están regulados los subtítulos. Se aplican, pero porque los empresarios quieren. Si uno, más insolidario, quiere un día ahorrar en subtítulos, no hay ley que le obligue. Sólo su conciencia. Hay que regular.

P. ¿Cómo trabajará bajo su presidencia Save the Children?

R. Es una alianza internacional fundada en 1919, con mucho hincapié educativo, que trabaja en 120 países. España, con 8.000 donantes y un 50% de fondos privados, puede ser muy importante en esa estructura. Trabajaremos para evitar toda violencia contra los niños, y también en protección a los menores más desfavorecidos: ya lo hacemos asegurando la educación a niños hospitalizados, entre los que cada vez hay más inmigrantes sin compañía; fomentaremos la defensa de los derechos del niño a través de los medios de comunicación; y presionaremos a las administraciones.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Miércoles, 7 de enero de 2004