Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
OPINION DEL LECTOR

Falta de sensibilidad

He acudido con mi hijo Marc, de 15 años, afectado de espina bífida y que se desplaza en silla de ruedas, a adquirir dos entradas para el partido de Copa entre el Levante y el Barcelona. La respuesta de la persona que me ha atendido cuando le he pedido dos localidades a las que se pudiera acceder con silla de ruedas, es que no había ninguna, pues sólo se podía acceder a los goles bajos y las entradas estaban agotadas, no estando previsto en todo el estadio ningún lugar reservado para las personas con movilidad reducida. Ante la perplejidad que me ha producido semejante respuesta, pues demostraba, en caso de ser cierta, una absoluta falta de sensibilidad del Levante UD, por la tarde me he puesto en contacto con las oficinas y me han vuelto a decir que no hay ninguna localidad reservada para personas con movilidad reducida, y que, en todo caso, éstas pueden entrar en los goles bajos, que están sin numerar, si quedan entradas.

No me cabe en la cabeza que un club con un estadio de 25.000 espectadores no disponga de ninguna localidad reservada para personas con movilidad reducida, lo que es un incumplimiento claro de la Ley de Accesibilidad. Pretender que las personas con movilidad reducida accedan al estadio en localidades sin numerar y sin reserva de espacio me parece una burla. Nos queda mucho camino por recorrer.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Lunes, 5 de enero de 2004