Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
Reportaje:

Una pinta sin cigarrillo

Los dueños de 'pubs' irlandeses dicen que permitirán fumar en sus locales pese a la nueva ley que lo prohíbe

La pinta y el cigarrillo van cogidos de la mano, dicen los encargados de los pubs irlandeses. No hay mejor lugar para disfrutar de ambos que en el mismo pub, pero lo que durante mucho tiempo ha sido un hábito socialmente aceptado en Irlanda está llegando a su fin. El Gobierno irlandés ha prohibido fumar en el lugar de trabajo, y esta prohibición se extenderá hasta los bares y restaurantes. Pero los encargados de los pubs aseguran que prefieren ir a la cárcel antes que obligar a un cliente a apagar su cigarrillo.

La mayoría de los irlandeses, un 70% según fuentes del Ministerio de Salud, están a favor de la prohibición, que entrará en vigor el próximo febrero, pero los encargados de los pubs sostienen que se ven "obligados a imponer una ley que no se puede imponer". Argumentan que sus empleados no son agentes de policía y se arriesgarán a las agresiones de una parroquia enojada. "Me gustaría ver a Michael Martin

[ministro de Sanidad] tratando de echar del local a un cliente borracho y fumador", comentó un dueño de pub. Por otro lado, sostienen que la medida afectará a su sustento. Temen que los irlandeses busquen otras maneras de disfrutar de un cigarrillo y una copa.

La mayoría asegura que no respetará la prohibición. "No se trata de violar la ley, sino de que la ley no te acabe violando a ti", comentra Tadhg O'Sullivan, director de la Federación de Vinateros de Irlanda (VFI). Los que no acaten la nueva ley serán multados con 1.900 euros y el transgresor acodado al otro lado de la barra podría recibir una multa de 300. En una reunión de la federación, los encargados de pubs decidieron establecer un fondo para cubrir los gastos legales que ocasione saltarse la normativa. Los clientes ya hablan de cruzar la frontera del Ulster en el autobús de fumar para "tomar una pinta y un cigarrillo en paz".

"Unos 7.000 irlandeses mueren de enfermedades relacionadas con el tabaco y los encargados deberían preocuparse de eso", dice el Gobierno. "Los encargados de pubs siguen figurando entre quienes más dinero ganan en este país", precisó el primer ministro, Bertie Ahern.

El pub siempre ha sido el foco central de la cultura irlandesa. Pero para algunos ya ha llegado la hora del cambio: "No es la bebida la que te hace irlandés. Y la prohibición de fumar no es lo que va a destruir el país", comenta un activista a favor de la medida.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Sábado, 3 de enero de 2004