Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
LOS PROBLEMAS DEL SUMINISTRO ELÉCTRICO

La Generalitat cree "insuficiente" el informe de Endesa sobre el apagón de la Val d'Aran

La compañía eléctrica atribuye el corte de fluido de 10 horas a un "chispazo"

El titular del Departamento de Trabajo e Industria de la Generalitat, Josep Maria Rañé, manifestó ayer que la información entregada por la compañía Fecsa-Endesa sobre el apagón registrado el pasado 22 de diciembre en la Val d'Aran es "insuficiente". En su primera prueba de fuego al frente del departamento, Rañé apuesta por la contundencia. "Quiero conocer las causas reales del apagón", dijo. Aunque no descarta que el material de la estación averiada haya sido renovado recientemente, el consejero es consciente de que, en general, la red de distribución de Endesa en Cataluña presenta deficiencias importantes.

La compañía eléctrica atribuye el incidente a un "chispazo" que hizo saltar parte de las instalaciones que alimentan la comarca.

Ayer, entre las 16.30 y las 19.15 horas, un nuevo apagón dejó sin luz a unos 700 usuarios de Fecsa-Endesa en la Val d'Aran. La avería, provocada por la rotura de un fusible de una línea de baja tensión, afectó a las poblaciones de Canejan, Les, Bossost y Bausen.

El Ejecutivo catalán considera que el informe de Endesa sobre el apagón, que afectó a más de 25.000 personas en toda la Val d'Aran, al coincidir con la temporada alta de esquí, es "demasiado valorativo y muy poco explicativo", por lo que encargará una evaluación a un experto independiente. "Lo que necesitamos es no tanto valoraciones como información, y el informe que nos ha hecho llegar la compañía es muy valorativo, pero le falta información sobre las revisiones periódicas que debía haber pasado el transformador de la subestación eléctrica de Arties, donde se produjo la avería que provocó el apagón", añaden fuentes de la Generalitat.

Nueva subestación

El Gobierno catalán es consciente de que Fecsa-Endesa debe instalar una nueva subestación en la Val d'Aran, que rondaría los 18 millones de euros. Endesa, que en 2003 presentó un plan para modernizar la red eléctrica catalana con una inversión de 3.000 millones de euros hasta 2010, considera que el coste de una nueva subestación debería computarse en la tarifa que pagan los consumidores.

El Conselh Generau d'Aran, organismo comarcal que tiene funciones ejecutivas en medio ambiente y turismo, se sumó ayer al proyecto de construir una nueva subestación. El Conselh Generau entregará la próxima semana a los empresarios turísticos del valle una hoja explicativa sobre el apagón, en la que abordará las posibles reclamaciones por las pérdidas ocasionadas. El síndic d'Aran, Carles Barrera, manifestó ayer que si las reclamaciones de los empresarios a Fecsa no dan resultado, pedirán a la Generalitat que les oriente para poder "paliar las pérdidas".

* Este artículo apareció en la edición impresa del Sábado, 3 de enero de 2004