Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Detenido un comerciante en Huelva por vender petardos a niños

Huelva / Granada

La Guardia Civil de Huelva ha detenido al propietario de un establecimiento comercial de la capital onubense, un hombre de 27 años, que vendió a un niño un petardo sin autorización legal, que posteriormente le estalló al menor y le produjo heridas de consideración en una mano.

Según informó ayer la Guardia Civil, la detención de este hombre, cuya identidad responde a las iniciales S.R.B., como presunto autor de un delito de lesiones por imprudencia, se produjo como consecuencia de la denuncia interpuesta por el padre del menor, después de que el niño sufriera heridas de consideración en una de sus manos y tuviera que ser intervenido en el servicio de urgencias de un centro hospitalario.

Agentes de la Guardia Civil, localizaron el establecimiento donde el menor, junto a unos amigos, había adquirido los petardos. Como resultado de la inspección, se comprobó que en el establecimiento se vendían productos pirotécnicos sin autorización de las series I, II y III, por lo que los agentes se incautaron de un total de 1.648 artefactos.

El detenido ha sido puesto a disposición del Juzgado de Guardia de Huelva y los petardos han sido depositados en un taller pirotécnico autorizado a disposición de dicho juzgado. Hasta la fecha se han aprehendido en la provincia de Huelva un total de 60.236 unidades de productos pirotécnicos ilegales, según fuentes de la Delegación del Gobierno.

Por otro lado, dos menores, que no han sido identificados, volaron en la tarde-noche del pasado jueves con unos petardos, parte del techo de entrada del Palacio de Justicia de Motril (Granada), desprendiendo algunas de las placas de aluminio de la marquesina, sin que afortunadamente se produjeran heridos, según informaron fuentes de la Policía Local y la Policía Nacional que intervinieron en el caso.

El suceso ocurrió alrededor de las seis de la tarde. Varios vecinos de la calle Enrique Martín Cuevas de la localidad granadina, donde se encuentra ubicado el inmueble, llamaron a la Policía Local alertando de una explosión y de la huída de dos jóvenes, que no han sido localizados.

Según los agentes, los menores utilizaron para la voladura varios petardos unidos por las mechas "de los que se compran en cualquier quiosco". En el momento de la explosión el edificio del Palacio de Justicia se encontraba cerrado, por lo que no se produjeron heridos. Los daños ocasionados no afectaron ayer a la apertura al público del edificio.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Sábado, 27 de diciembre de 2003