Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra
SALVADOR MILÀ | Consejero de Medio Ambiente | RELEVO EN LA GENERALITAT DE CATALUÑA

Un abogado curtido en las luchas vecinales

Salvador Milà Solsona decidió, el año pasado, retirarse de la política activa y dejar paso a los jóvenes. Para el concejal más veterano, junto con el alcalde Manuel Mas, del Ayuntamiento de Mataró había llegado el momento de la alternancia. Después de 24 años en el consistorio, Milà manifestó su voluntad de centrarse en su carrera profesional como abogado y, sobre todo, en su vida familiar. Su relevo al frente de Iniciativa per Catalunya en Mataró se realizó con total naturalidad y sin rupturas. Pero su marcha fue un pequeño golpe para aquellos que, dentro y fuera del partido, le consideraban -y le consideran- un político brillante.

Milà nació en Barcelona en 1953, pero a los seis años se trasladó a Mataró. La universidad, donde se licenció en Derecho, le sirvió como vía de acceso a la política en el tardofranquismo. El 1 de mayo de 1975 obtuvo su carnet del PSUC, partido con el concurrió a los primeros comicios municipales en 1979. Un par de años antes había formado parte de una comisión mixta integrada por representantes del movimiento vecinal y del consistorio. Al mismo tiempo, participó de forma activa en la vida cultural de Mataró y en los movimientos reivindicativos del barrio de Rocafonda, donde vivía por aquel entonces. Como abogado, intervino en litigios que afectaban a los vecinos y, de esta manera, se fue especializando en el derecho relacionado con la administración local y con el urbanismo.

En el Ayuntamiento desde 1979, Milà se convirtió en cabeza de lista de ICV en 1987 y permaneció en la oposición hasta que en 1991 consiguió entrar en el gobierno municipal, gracias al pacto PSC-ICV, como concejal de Urbanismo. Promovió el plan de ordenación que hizo posible la visible transformación urbanística de la ciudad.

Hace sólo unos meses Milà rechazó el ofrecimiento de Joan Saura de formar parte de la candidatura ecosocialista para las autonómicas, argumentando su voluntad de dedicarse a la familia. Pero no ha podido negarse ahora a una nueva y mucho más suculenta oferta.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Domingo, 21 de diciembre de 2003