Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
Crítica:POESÍA

Versos subterráneos

Decaer, el primer libro traducido al castellano del poeta y novelista catalán Albert Balasch, nos descubre a un autor de existenciales sugerencias y que toma la palabra con tanta reverencia como libertad. Un viaje a la raíz del hombre y del lenguaje.

No había en castellano, hasta el libro que nos ocupa, obra del catalán Albert Balasch (Barcelona, 1971), tampoco, ciertamente, su bibliografía es extensa, al contrario: A

fora, novela autoeditada y de reducida tirada, y un volumen -parece que aún inédito- que amalgama verso y prosa, Què ha estat això (Premio Recull). Las posibilidades pues de conocerlo más allá de un íntimo círculo eran mínimas. De ahí la grata nueva del hallazgo. Balasch nos llega vertido al español por Eva Garrido y Andreu Jaume, editor responsable también del prólogo: "Decaer", escribe Jaume, "es un libro difícil (

...) que nace, incluso por su naturaleza de primera edición bilingüe, a contracorriente, enfadado, por así decirlo, con su entorno y con la noción de poesía legalmente establecida por las fuerzas vivas de nuestra bien amada república de las letras".

DECAER

Albert Balasch

Traducción de Eva Garrido y Andreu Jaume

Lumen. Barcelona, 2003

104 páginas. 9,90 euros

Puede leerse Decaer como

un solo poema fragmentado, interrumpido por silencios, susurros, elipses. Cortado por galerías o túneles o catacumbas, porque es ésta una escritura bajo tierra: lo esperado, ahí, subterráneo, aguarda, y puede entenderse tanto como una experiencia con lo no evidente, lo secreto, como un contacto y encuentro con la raíz del hombre. También, por supuesto, con la muerte. Todo ello traducido a la relación, ya acariciante, ya pugilística, con el lenguaje, con la palabra y su conversión en poesía. Y esos cortes que dividen lo que pudiera ser texto sostenido, encuentran eco en cada pieza: recurre Balasch a juegos rítmicos sustentados en encadenamientos repetitivos, a fugas verbales, a abruptas cisuras, como acantilados por los que precipitar sus versos, y entiéndase precipitar en acepción de "despeñar" y en la de "acelerar". Produce así la sensación de un cuerpo del que se separa el hueso de la carne y en esa desunión, en tal vacío, se instala el dolor de la escritura.

Si, al bucear, puede rastrearse en el fondo al autor de Les dones i els

dies, en la superficie, flotando sobre el rastro de Gabriel Ferrater, hay ondas que traen a la memoria algún recuerdo de Leopoldo María Panero. Interesante estreno el de Albert Balasch, toma la palabra con reverencia y libertad, nos deja abierta una poesía de existenciales sugerencias y refleja la vida como final continuado, sin nunca alcanzar ese punto en el que el fin ya comienza a ser principio.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Sábado, 20 de diciembre de 2003

Más información

  • Albert Balasch