Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra
Perfil | Joaquín 'Kim' Faura

El vendedor de ilusiones

Kim (Joaquín) Faura Batlle tiene una biografía profesional aparentemente impecable. Ligado al marketing, su carrera está jalonada de hitos y de éxitos comerciales. Consiguió introducir el chupa-chups en Estados Unidos, que Marcilla fuera competencia del descafeinado de Nescafé, que una multinacional como Pepsico confiara en las patatas artesanas o que Tabacalera ganara cuota de mercado "por primera vez en 350 años".

Pero este licenciado en Derecho de 52 años y con dos hijos tiene una peculiaridad de la que presumir: es uno de los pocos catalanes que saben jugar al mus, y además bien.

De Tabacalera se lo trajo César Alierta cuando cambió la presidencia de la tabaquera por la de Telefónica. y le nombró responsable de la compra de contenidos, "una especie de broker" como le gusta decir a él, que llega a un acuerdo como el recientemente firmado con el FC Barcelona, para su distribución por los distintos canales del grupo (móvil, ADSL).

El trato con el Barça puede que no sea casual, porque Faura es "culé hasta la médula", lo que nole impide confesar que, hoy por hoy, Beckham vende más de Kluivert. Pero Kim tiene aficiones más excitantes que la de ir al Camp Nou. Es un apasionado de la caza mayor, y en su punto de mira han estado desde venados hasta búfalos.

Puntería le va a hacer falta para conseguir enderezar el rumbo de Terra, ahora reconvertida en una división más de Telefónica. La pasada apuesta de Terra por competir con los grandes portales como Yahoo o Amazon le ha costado un reguero de pérdidas desde su nacimiento. Pero Faura dice que ha tenido suerte, porque "el trabajo sucio está casi todo hecho", y la rentabilidad está al alcance de la mano.

No obstante, Faura no desea que esa rentabilidad venga de la mano sólo del recorte de gastos, sino de "la línea de arriba", es decir, del aumento de ingresos, un caballo de batalla con el que no pudo su antecesor y tocayo, Joaquín Agut. El nuevo presidente de Terra (lo será de forma efectiva en enero) pone como ejemplo a la telefonía fija, que encontró en la explosión del ADSL y de la banda ancha su vía de crecimiento, y piensa que, "aunque aún no tiene la fórmula", la filial de Internet tiene también mucho recorrido para crecer. Hispanoamérica, que ya supone los dos tercios de la clientela, puede ser una buena vía.

Y es que Faura cree que, tras el pinchazo de la burbuja tecnológica, "han quedado las empresas que tienen que quedar", y Terra es una de ellas.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Domingo, 14 de diciembre de 2003