Reportaje:Aulas

Colegios a la carta

Las escuelas amplían horarios para adaptarse a las jornadas laborales de las familias

Una docena de niños juegan, ponen música y dibujan para matar el tiempo antes de acudir a clase, a las 9.00, en el colegio público José María del Campo, en Sevilla. Todavía falta hora y media para que arranque la jornada escolar oficial, pero los pequeños ya están dentro del edificio, en el aula matinal, un programa que puso en marcha el curso pasado la Consejería de Educación para que los padres que no puedan llevar a sus hijos a primera hora de clase puedan dejarlos en el colegio antes de ir a trabajar.

La iniciativa se completa con el comedor infantil y con actividades extraescolares por las tardes. Este plan de apertura de centros ya funciona en 740 colegios de toda Andalucía y, según la Consejería, más de 300 se sumarán en el próximo curso. El plazo que tienen los centros para solicitar estos servicios complementarios termina el próximo 22 de enero.

Este servicio que permite dar un respiro a padres como los de los hermanos Paula y Álvaro J., de ocho y siete años respectivamente. Los dos trabajan y con el aula matinal solucionan el primer problema que les plantea la educación de sus hijos. A éstos no parece importarles que les roben alguna hora de sueño. Paula señala que le gusta estar en el aula matinal donde se junta con compañeros de otras edades y de otras clases aunque luego "cada uno va por su lado". "Tengo otro grupo de amigos en clase", aclara.

A las 7.30 del pasado viernes ninguno de la docena de escolares parecía tener sueño pero, por si acaso decae su energía, cada uno trae el desayuno. Pasan los minutos y más escolares van entrando en la clase. A las 8.30, 25 niños colorean dibujos que decorarán el aula estas Navidades. Media hora más tarde, todos se van a su clase. Tres pedagogas están con ellos todo el tiempo.

El aula matinal está dirigida a escolares de Educación Infantil y Primaria. Málaga es la provincia andaluza donde ha sido más demandada, con 124 centros que ofrecen el servicio, seguida de Cádiz (90 centros) y Sevilla (76). Este plan de apertura funciona ya en el 25% de los centros públicos andaluces y permite que los colegios abran sus puertas 12 horas al día. Además, contempla también la posibilidad de que los niños se queden a comer en el colegio y que hagan después actividades extraescolares. Málaga es la provincia que cuenta con más alumnos -cerca de 70.000 inscritos en uno o varios de los servicios- mientras que Huelva es la que tiene menos (unos 15.000 alumnos).

Muchos de los escolares del aula matinal del colegio sevillano comen en el centro y después se quedan haciendo actividades escolares. Es el caso de Kathleen C., de 10 años, y de su hermana Alicia, de siete, que se quedan las tardes de los martes y los jueves en el colegio jugando al voleibol. En su familia su padre trabaja fuera de casa y su madre se queda en casa preparando el MIR y cuidando de otra hermana más pequeña. Es su tía la que las acerca todas las mañanas al aula matinal. Un servicio un poco "a la carta", explican las pedagogas que cuidan de los alumnos. "Cualquier niño puede venir un día esporádicamente y lo apuntamos en una ficha", señalan. El precio también facilita que los padres dejen a los niños por la mañana: 0,60 céntimos de euro por día, 12 euros si se queda todos los días del mes.

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS