Cuatro personas perecen en 13 horas en tres accidentes de carretera

La salida de la vía de un turismo en la N-II termina con dos jóvenes fallecidos

Las carreteras de la región sufrieron ayer una jornada trágica. En menos de 13 horas, cuatro personas, en su mayoría jóvenes, perdieron la vida en tres accidentes. El más grave se produjo a mediodía en los carriles de salida de la carretera de Barcelona, cuando un turismo se salió de la vía. Como consecuencia del golpe y posterior vuelco del vehículo, dos de sus ocupantes murieron en el acto. Otras dos personas resultaron heridas graves. Los otros dos choques mortales se registraron en los términos municipales de Alcalá de Henares y Arroyomolinos.

El primer accidente mortal se produjo a las 2.30, cuando un vehículo que circulaba por los carriles de entrada a la capital chocó contra el guardacarril de la autovía de Barcelona (N-II), a la altura del kilómetro 25, en Alcalá de Henares. Uno de los ocupantes, de 20 años, salió despedido del BMW en el que viajaban cuatro personas, pese a llevar el cinturón de seguridad. Los bomberos de la Comunidad de Madrid que le rescataron comenzaron a reanimarle hasta que llegaron los facultativos de dos UVI móvil del Summa que siguieron con estas maniobras durante media hora. Al final, sólo pudieron certificar su muerte, según informó un portavoz de Emergencias 112.

Otros dos ocupantes fueron atendidos de erosiones y contusiones de carácter leve. Después fueron trasladados al hospital Príncipe de Asturias de la localidad alcalaína. El tercer viajero sufrió una crisis nerviosa.

La carretera de Barcelona fue el escenario del segundo y más grave de los accidentes registrados ayer. Se produjo a las 12.40, cuando un Volkswagen Golf VR6, con matrícula de Madrid, se salió a la altura del kilómetro 11,700 de la autovía (frente a la fábrica de Bimbo) y, tras derribar unos 15 metros de guardacarril, quedó destrozado en la parte derecha de la vía. En su trayectoria derribó una farola que, por suerte, no atrapó a ningún vehículo de los que circulaban por la vía de servicio.

Dos de los cuatro ocupantes -un hombre de 27 años y una joven de 25- salieron despedidos del vehículo, lo que les produjo la muerte en el acto. Uno quedó tirado entre la vía principal y los carriles auxiliares, y el otro junto al guardacarril. Los bomberos del Ayuntamiento de Madrid tuvieron que rescatar a los dos otros ocupantes. Se trataba de un joven de 21 años con un fuerte golpe en la cabeza y un traumatismo abdominal y torácico, que fue trasladado al hospital Ramón y Cajal en una UVI móvil del Samur-Protección Civil. Su pronóstico era muy grave. El otro pasajero era una mujer de 23 años, que fue atendida de golpes en las piernas y en un brazo, y de un traumatismo craneoencefálico leve. Fue trasladada al hospital de la Princesa, según Emergencias Madrid.

Volantazo

Las primeras hipótesis de la Guardia Civil de Tráfico apuntan a que el vehículo iba a gran velocidad por el carril izquierdo. A esa hora el asfalto estaba mojado, a pesar de que ya no llovía y lucía un sol radiante. El vehículo debió de chocar en primera instancia con la mediana de la carretera, donde se rompió parte del retrovisor izquierdo. El conductor trató de rectificar la marcha y pegó un volantazo que le hizo girar hacia el sentido derecho, con la posterior salida de vía. Los objetos que llevaban en el maletero, como una garrafa de anticongelante o un muñeco de peluche, quedaron desparramados, junto con múltiples piezas del vehículo.

Este accidente causó grandes retenciones de salida por la N-II, ya que los tres carriles de salida quedaron reducidos a dos y por la curiosidad de los conductores.

El tercer accidente mortal se produjo a las 17.15 en el kilómetro 10 de la carretera M-413, en Arroyomolinos, cuando un Mitsubishi chocó frontalmente con un Peugeot 405. El conductor de este vehículo sólo sufrió un esguince de un tobillo, mientras el primer turismo salió de la vía y volcó lateralmente sobre un talud de tierra.

El copiloto, un joven de 25 años, quedó atrapado y murió en el acto. El conductor resultó ileso. De las tres personas que viajaban en la parte trasera, una mujer de unos 30 años resultó herida muy grave, con traumatismo craneoencefálico severo y fue trasladada al hospital de Getafe por una UVI del Summa. Otra mujer, de más de 20 años, sufrió la fractura de una pierna y un traumatismo lumbar e, igualmente, fue conducida por el Summa 061 al hospital getafense. El quinto viajero, de una edad similar, resultó leve.

* Este artículo apareció en la edición impresa del domingo, 07 de diciembre de 2003.

Archivado En:

Te puede interesar

Lo más visto en...

Top 50