Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El Banco de España cierra sus sedes en Almería, Huelva y Jaén

Las sedes del Banco de España en Almería, Huelva y Jaén cerrarán sus puertas el próximo 31 de diciembre. En Andalucía permanecerán abiertas a finales de 2004 sólo las sucursales de Málaga y Sevilla. El cierre de las oficinas se debe a la reestructuración necesaria para la integración en el sistema europeo de bancos centrales. Los cierres, según el banco central español, se producen después de que su actividad haya caído un 40% en los últimos cinco años.

El proceso de reestructuración del Banco de España supone el cierre de 30 de las 52 delegaciones y la modernización de las restantes. La primera fase se puso en marcha el pasado año, cuando a 31 de diciembre se procedió al cierre de las 10 primeras oficinas. Este año se acomete la segunda fase y el próximo año cerrarán las oficinas de otras 10 capitales, entre ellas las de Córdoba y Granada.

La prestación de servicios a ciudadanos, entidades de crédito y Administraciones se prestarán en los casos de Almería y Jaén en la sede de Málaga, mientras que los onubenses tendrán que desplazarse a Sevilla.

El Banco de España trasladará las cuentas corrientes y depósitos por honorarios de peritos terceros a sus sucursales regionales. En las oficinas centrales del Banco de España en Madrid se prestarán los servicios de depósitos de alhajas.

El canje de billetes y monedas en pesetas por euros se prestará en todas las sucursales que permanecen abiertas y todos lo saldos vivos correspondientes a deuda pública, salvo instrucciones del titular contrarias, serán trasladados a las sucursales de Málaga y Sevilla.

Los servicios de cuentas abiertas en Almería para la retirada e ingreso de billetes y monedas en efectivo pasarán a prestarse en las sucursales de Murcia y en el resto de la red de delegaciones.

De los 11 trabajadores que conforman la plantilla, cuatro han pedido traslado a otras sucursales y siete se suman al plan de prejubilación. La sede pasa a Patrimonio del Estado y su futuro uso, aún por decidir, será público.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Miércoles, 3 de diciembre de 2003