El IFA presta un millón de euros a Pickman para que reabra la fábrica

Portes negocia la deuda con el Gobierno para cerrar la compra

La venta de La Cartuja-Pickman entra en sus días decisivos. La Consejería de Empleo quiso ser ayer la primera institución en mostrar su respaldo al proyecto de Emilio Portes, con un préstamo de un millón de euros a la factoría hispalense de loza. Portes, que ha garantizado a los sindicatos que mantendrá a la plantilla (132 empleado) y sus condiciones laborales, indicó que espera cerrar esta semana la compra de la fábrica a la familia Ruiz de Alda y un acuerdo de renegociación de la deuda con el Gobierno central.

El consejero de Empleo, José Antonio Viera, concretó en conferencia de prensa que el Instituto de Fomento de Andalucía (IFA) concederá un préstamo participativo de 1,013 millones de euros a La Cartuja-Pickman para "financiar un plan de viabilidad" cuando la factoría reabra. Viera matizó que el IFA no será "en ningún caso" socio de la empresa y que ha incorporado un derecho de compra preferente sobre las marcas en caso de incumplimiento.

Emilio Portes, director-gerente de la empresa cárnica Jamones El Campo, explicó que sólo "dignificar las condiciones de trabajo" de la fábrica, inactiva desde hace diez meses, costará un millón de euros y que "reponer la marca en el mercado" hará necesario afrontar una inversión publicitaria de otro millón el próximo año.

La ayuda autonómica era una de las condiciones necesarias para culminar el proceso de venta de La Cartuja-Pickman, pero no la más importante. A diferencia de otras ofertas, Portes ha garantizado a los sindicatos que contará con todos los empleados de la fábrica y que también se conservará el nivel salarial de la plantilla.

Empleo también convocó a los representantes sindicales para que firmaran ante los medios el acuerdo laboral alcanzado la semana pasada con Portes tras unas negociaciones que, por lo que dijeron ayer unos y otros, no debieron resultar fáciles. "Mi principal preocupación es que los trabajadores pasen página y estén a la altura de las nuevas circunstancias", dijo el empresario. "Lo importante es que haya una gestión empresarial acertada y participativa", replicó Manuel Carrasco, representante del comité de empresa.

Portes aseguró que su objetivo es reabrir la fábrica a principios de 2004. Y que espera firmar la compra a Ruiz de Alda "en pocos días". Pero lo más importante depende del Gobierno. Portes quiere que la Seguridad Social devuelva a Pickman las dos marcas embargadas y que la firma estatal Rumasa ceda los terrenos e instalaciones de La Cartuja que posee por el impago de un crédito hipotecario de 1,5 millones por Ruiz de Alda. Además, Portes quiere renegociar las deudas por cotizaciones e impuestos, que se elevan a ocho millones.

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS