Café para 8.000

EL SISTEMA DE DISTRIBUCIÓN del poder local en España tiene su origen en la Constitución de Cádiz, tributaria de la Revolución Francesa y su secuela bonapartista. Es un modelo uniformador, que crea entidades semejantes para todos los municipios. Un "café para todos", según la expresión de moda en 1978 a propósito de la distribución de competencias entre las futuras comunidades. El término ayuntamiento engloba desde entonces realidades difícilmente equiparables. Como Madrid, con cerca de 4.400 millones de euros de presupuesto y más de 20.000 empleados, y Gascueña, un pueblo de la Alcarria conquense, con 170 habitantes, la mayoría jubilados, 90.000 euros de presupuesto y una secretaría compartida con otros dos ayuntamientos.

De los 8.027 municipios de España, sólo el 15% supera los 5.000 habitantes. Y cuanto más pequeños, más difícil la supervivencia económica. "El presupuesto completo se nos va en gastos fijos", explica María del Rosal Martínez, alcaldesa de Gascueña. "Entre el alumbrado, el agua, la limpieza o la ayuda para asistencia domiciliaria de ancianos, no nos queda ni para arreglar las calles. Sin subvenciones, no podemos hacer nada". Sólo les queda pedir. Y para esa misión, Martínez, elegida en mayo, tiene el inconveniente añadido de su independencia política: "No esperaba que fuese una limitación. Pero con frecuencia me preguntan por qué no estoy en ningún partido".

* Este artículo apareció en la edición impresa del sábado, 29 de noviembre de 2003.

Te puede interesar

Lo más visto en...

Top 50