Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
VISTO / OÍDO

Decadencia de la información

No sé por qué en los periódicos seguimos publicando los índices de precios al consumo que nos facilitan los medios oficiales y no los de casa. Esto forma parte de la decadencia del periodismo, que produce una desconfianza del lector y una información no contrastada. Teóricamente cumplimos una tarea: el Gobierno informa, y nosotros transmitimos. Pero no completamos esa información, no la contrastamos ni la elaboramos. Uno de los asuntos más graves es aceptar la información elaborada fuera. Veo en la televisión imágenes de la "desarticulación" de lo que sea con un sello de la Policía o la Guardia Civil. ¿Quiénes son ellos para hacer la información de algo que les atañe? En las redacciones siempre se esperan comunicados, sobre todo de materias económicas, de las que tiene tanto interés el Gobierno. Peor aún, esperamos palabras que se nos cuelan y modifican la realidad de una manera semántica: nos las cuelan. Los medios de comunicación se supone que actúan con la población, que median entre ella; así se inventó, hace cuarenta años, por el desdichado McLuhan y sus libros: Understanding media (1964), y The medium is the massage (1967), y ni siquiera consiguió que la gente no confundiera "masaje", como decía, por "mensaje", como se suele creer. Ahora mediamos entre la actualidad y el lector. La autoridad masajea a la gente: terrorismo, Constitución, guerra preventiva, socialistas tontos, y ya está todo hecho. Y el astuto Bush pasa dos horas y media en Bagdad zampando un pavo y están hechas las primeras páginas del mundo entero. Esto no eran las "reglas de juego" (otra frase para desprestigiar a los que no aceptan lo que mandan) cuando se planteó la cucaña de la democracia: el Estado suprimió los periódicos propios, creó un "Ente" para radiotelevisión, privatizó medios: la información era de la calle. A partir de entonces, y sobre todo con la aznaridad, infiltró, compró, influyó, intervino, sacó revistas y papelillos, hizo sus boletines El Gobierno informa, repartió premios, adquirió libros para bibliotecas (y otros no), subvencionó teatros, cines (y otros no); y amenazó, conspiró, denunció. Y ahora da cifras de nivel de vida y precios a quienes los pagamos: nos tranquilizan escasamente.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Sábado, 29 de noviembre de 2003