Haitink critica que la ópera esté "en manos de los directores de escena"

El prestigioso director actuó en Valencia con la Staatskapelle Dresden

El reputado director Bernard Haitink afirmó ayer que se siente un "hombre libre" tras renunciar a la dirección musical de la Royal Opera House de Londres, que ha desempeñado 15 años, debido a que hoy la ópera está "en manos de los directores de escena", que cometen "excesos no justificados que no hacen ningún favor a la música". Haitink dirigió anoche a la prestigiosa Sächsische Staatskapelle Dresden en el Palau de la Música de Valencia.

El director, nacido en Amsterdam en 1929, dejó bien claro que le gusta "mucho" la ópera, pero que de momento no quiere trabajar más en ella. "Wagner está detrás de este problema; él siempre insistía a los escenógrafos en que innovaran, en que hicieran algo nuevo", añadió. Otro de los problemas que detecta en el mundo de la música clásica es que el sonido de las orquestas se parecen mucho. Lo sugirió cuando hablaba de la peculiaridad de la Staatskapelle Dresden, una formación "muy especial, con una tradición importantísima, integrada en un 80% por intérpretes que viven en Dresden y han estudiado allí, lo que le confiere un estilo propio, uniforme y coherente, en estos tiempos en que todas las orquestas se parecen tanto entre sí".

60 años estuvo vinculado Richard Strauss a esta formación, considerada entre las cinco mejores del mundo, que cerró anoche en Valencia su gira, con un repertorio que incluía a Haydn y Bruckner. Haitink elogió la figura de Strauss y dijo que hoy en día no hay compositores de su talla. No quiso, sin embargo, mostrarse muy pesimista con respecto al futuro. Señaló que "el mundo de la música clásica, al igual que el de la composición, no atraviesa una crisis de asistencia, sino de elección". La gran variedad de oferta cultural, de eventos, de actividades culturales origina que tanto los espectadores como los compositores "opten por determinadas prácticas y no otras", agregó, no sin criticar esa "confusión" de ofertas.

Por su parte, el director de la agencia Ibermúsica, Alfonso Aijón, reconoció que la empresa ha patrocinado el concierto, si bien no quiso desvelar -en un regalo siempre se quita el precio, comentó- el porcentaje de la financiación de un concierto que por falta de fondos corrió el peligro de ser anulado. Aijón resaltó que el Palau es posiblemente su mejor cliente y recordó la ya larga experiencia que le une al auditorio y al público Valencia.

Lo que más afecta es lo que sucede más cerca. Para no perderte nada, suscríbete.
Suscríbete

Regístrate gratis para seguir leyendo

Sobre la firma

Ferran Bono

Redactor de EL PAÍS en la Comunidad Valenciana. Con anterioridad, ha ejercido como jefe de sección de Cultura. Licenciado en Lengua Española y Filología Catalana por la Universitat de València y máster UAM-EL PAÍS, ha desarrollado la mayor parte de su trayectoria periodística en el campo de la cultura.

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS