Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
Crítica:EMOCIONA!!!JAZZ

Entre dos (distantes) aguas

Se suponía que iba a ser una fiesta en honor a la integración: guitarrista de raíz flamenca se une a un cuarteto de jazz para demostrar lo mucho que se ha avanzado en el mundo de las fusiones. La frustrada hermandad empezó por rumbas, opción más que apropiada, porque es un palo de ida y vuelta conocido en todo el mundo gracias a Paco de Lucía. Cañizares nadó entre dos aguas, no sin tragar algún buche, y Rava la hizo virar hacia las Antillas hasta que el pianista Stefano Bollanidecidió llevársela directamente a la Conchinchina con un estupendo solo, multicolor y en verdad mestizo. Cuando a Cañizares le tocaba hacer sus solos, los demás callaban como si quisieran ocultarle la que, de momento, parecía insalvable barrera rítmica. Se entiende entonces que lo mejor aflorara en un dúo de Rava con Bollani en Nature boy y en la batería de Roberto Gatto, un músico íntegro que, en toda circunstancia, sacó como una noria litros y litros de ritmos imaginativos, frescos y seguramente medicinales. También Miroslav Vitous hizo disfrutar con sus escasas pero siempre imponentes intervenciones.

Cañizares & Rava + Vitous

Juan Manuel Cañizares (guitarra), Enrico Rava (trompeta y fliscorno), Stefano Bollani (piano), Miroslav Vitous (contrabajo) y Roberto Gatto (batería). Colegio de Médicos. Madrid, 20 de noviembre.

Sólo al final, en el milesiano All blues, se atrevió Cañizares a soltarse de la flamenca mano materna para improvisar con otro pulso. Tuvo que bracear durante ciertas lagunas de ideas, pero el refugio estilístico de su maestro Paco de Lucía le permitió salir del paso con razonable apostura. Sus dedos, veloces como lebreles, casi consiguieron desviar la atención de las expectativas no cumplidas.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Sábado, 22 de noviembre de 2003