Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

La ex concejal de Batasuna de Soraluze pasó datos de ediles del PP y del PSOE

Maiztegi pidió que no desordenasen la casa de su madre si era registrada

Regina Maiztegi Aboitiz, concejal de Soraluze (Guipúzcoa) por la coalición independentista Euskal Herritarrok entre 1999 y 2003, pasó a su responsable en ETA, Ibón Fernández Iradi, Susper, datos y fotos de sus compañeros en el Ayuntamiento, en concreto, de Francisco Javier Núñez (PP) y de Soledad del Bosque (PSE-PSOE). Así lo reconoció ayer ante el juez Baltasar Garzón, que ordenó su ingreso en prisión y el de otros tres detenidos esta semana por pertenecer a ETA. Otros dos arrestados quedaron en libertad.

La ex concejal de Soraluze justificó su modo de actuar en que tenía miedo de Fernández Iradi. Según explicó al juez, en Semana Santa de 2002, recibió una carta de Susper, mecanografiada y con el anagrama de ETA, en la que le comunicaba que sentía mucho la detención de Ángel Murgoitio -integrante del comando Aranba de ETA, desarticulado en 2001, que ella había presentado a Susper- y le indicaba que deseaba contactar con ella en la localidad francesa de Dax.

La entonces concejal de EH no quiso acudir a la cita. Por ello, un año después, en junio de 2003, recibió otra carta del dirigente etarra, en esta ocasión manuscrita, en la que le conminaba a que acudiera a la cita en el País Vasco francés porque en la anterior ocasión no lo había hecho. En la carta se precisaba que debía acudir por su propia seguridad y por la de él.

Maiztegi se entrevistó con Susper, jefe del aparato de captación de ETA, que le encargó que entregase tres cartas de la dirección de ETA a otras tantas personas que iban a "liberarse" (a sueldo de la organización). Una en Navarra, que no llegó a entregar porque detectó presencia policial; otra a una camarera de un bar de la Parte Vieja, en San Sebastián, y la tercera, en una emisora de radio de Gernika (Vizcaya).

Susper le reclamó también los nombres de personas de Soraluze proclives a colaborar con ETA. Regina Maiztegi proporcionó al menos la identidad de tres personas.

Registro en casa de 'ama'

Los datos proporcionados por Regina Maiztegi a Susper sobre sus compañeros de corporación Francisco Javier Núñez y Soledad del Bosque fueron intervenidos en poder de los integrantes del comando Aranba, Luis Mariñelarena, Ángel Murgoitio y Julen Eregaña, cuando fueron detenidos el 17 de octubre de 2001. Disponían de una ficha obtenida de la base de datos de ETA sobre objetivos y proporcionada por Susper. En el caso de la ficha de Francisco Javier Núñez, tanto Mariñelarena como Murgoitio habían realizado anotaciones manuscritas, lo que anunciaba un presumible futuro atentado contra él.

Los asistentes a la declaración de Maiztegi no dieron crédito cuando minutos después de demostrar una total falta de sensibilidad al declarar que había facilitado los datos sobre los concejales de PP y PSOE, ésta reclamó al juez y al fiscal que si estaban pensando en registrar el domicilio de su madre (de su "ama") no le dejaran todo desordenado. El fiscal Enrique Molina le replicó que los hechos en los que estaba implicada no eran una broma.

Maiztegi, que está acusada también de haber desarrollado labores orgánicas para ETA a través de Ekin, fue candidata a las elecciones europeas por Batasuna y candidata a las Juntas Generales de Guipúzcoa por la plataforma ciudadana AuB, sustituta de la citada coalición abertzale. Los electores en esas ocasiones no le dieron su confianza.

Los otros tres encarcelados ayer por Garzón, a instancias del fiscal Molina, por pertenecer a ETA son: Xabier Otaegi Olasagasti, Txapu; Eneko Gorostidi Mujika y Zugaitz Izagirre Ameztoi. Gorostidi está acusado de elaborar informaciones sobre tres miembros de la policía autónoma vasca, en Billabona (Guipúzcoa); Otaegi, de ser correo de ETA, y Zugoitz Izagirre, de formar el talde legal operativo (grupo de acción no fichado) Ezkur, autor de acciones de violencia callejera.

Gaizka García Urbieta y Rubén Guelbenzu González quedaron en libertad provisional, aunque con obligación de comparecer semanalmente en el juzgado. El juez ordenó además la captura internacional de Jon Lizarribar Lasarte y Egoitz Arabolaza Telletxea.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Sábado, 22 de noviembre de 2003