Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
Signos

La catedral de Jaén enseña esculturas, pinturas y enseres religiosos de los últimos siglos

La sala capitular y la sacristía de la Catedral de Jaén, un edificio levantado entre los siglos XVI y XVII siguiendo la traza del famoso arquitecto Andrés de Vandelvira, acogen hasta el 11 de enero la exposición titulada Rosarium Virginis Mariae.

La muestra reúne más de 300 objetos, pinturas, esculturas, libros, legajos y orfebrería de origen religioso, desde la Edad Media hasta nuestros días.

La muestra tiene un contenido documental, iconográfico y bibliográfico. Las obras proceden de parroquias, cofradías, conventos y donaciones particulares de toda la diócesis de Jaén. Francisco Juan Martínez Rojas, uno de los comisarios de la exposición, explica que se ha estructurado en seis secciones. La primera, está dedicada a los promotores de la devoción al rosario, con textos alusivos al Papa León XIII o a las órdenes de los Dominicos o Jesuitas. En la segunda, se recogen libros antiguos de espiritualidad o sermonarios bíblicos. La oración centra la tercera sala y en ella se pueden contemplar libros corales de la catedral, devocionarios y rosarios a partir del siglo XVIII.

Otra sección profundiza en la historia de las cofradías jiennenses, con documentos, estatutos, estandartes y enseres aportados por las hermandades. Los dos últimos apartados son los que tienen un contenido más artístico. Uno con pinturas alusivas al rosario, desde anónimos del siglo XIX a pintores contemporáneos como el jiennense Francisco Cerezo. En el último apartado se exhiben esculturas e imágenes desde el siglo XVI a la actualidad.

La pieza más antigua es un plato limonero de origen alemán fechado en el siglo XV. También se exponen obras de autores como Diego Pérez de Valdivia, Navas de Parejo o los plateros de los hermanos Guzmán. La exposición se ha realizado con la colaboración documental de historiadores y especialistas en el mundo del arte como los profesores José Domínguez Cubero, Manuel López Pérez, Emilio Lara o Miguel Viribay.

La muestra la inauguró el pasado sábado el obispo de Jaén, Santiago García Aracil, quien indicó que pretende ser un vehículo para explicar la unidad de la iglesia diocesana con la universal. Su objetivo es convertirse en un reflejo del arte y historia de la diócesis de Jaén, como apuntan sus organizadores.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Miércoles, 12 de noviembre de 2003