ELECCIONES EN CATALUÑA

Maragall reivindica para la izquierda la bandera de la seguridad

El candidato dice que la "generosidad" con CiU será reconocer al jefe de la oposición

El socialista Pasqual Maragall quiere que la izquierda arrebate a la derecha dos de sus banderas clásicas -seguridad y gestión de la inmigración-, aunque cambiando por completo el enfoque tradicional y vinculando ambos asuntos a la mejora de los servicios públicos. En Mataró (Maresme), el candidato afirmó que la izquierda no sólo tiene otras ideas, sino que es más eficiente. "La derecha no es la seguridad, es la causa de la inseguridad", dijo.

Más información
Artur Mas afirma que quien no vota a CiU lo hace al PSOE

Maragall, que participó en un mitin en un barrio de trabajadores de Mataró, alertó de que en Cataluña hay más inseguridad que hace cuatro años, a pesar de que tanto en Barcelona como en Madrid gobiernan partidos "de derechas". El candidato criticó el despliegue de los Mossos d'Esquadra porque, en su opinión, hay vacantes en los cuerpos nacionales que no se cubren por tener los días contados en Cataluña. "Queremos más policías y que el despliegue sea más rápido", subrayó.

Una de sus propuestas para mejorar la situación actual es precisamente facilitar la integración en los Mossos de más personas procedentes de las fuerzas y los cuerpos de seguridad del Estado. El Gobierno central y el catalán pactaron reservar para ellos el 15% de cada promoción de mossos, cifra que el líder del PSC juzga insuficiente.

Maragall, que fue presentado por el actor Abel Folk, inscribe su política de seguridad no sólo en un aumento de la dotación policial, sino dentro del programa global de mejora de los servicios públicos. Pero se ha decidido a tocar en campaña los temas de la seguridad y la inmigración para evitar que "una parte de la clase obrera se engañe y vote a la derecha".

Según su análisis, es la gestión de CiU y el PP la que genera los problemas que tanto inquietan a los ciudadanos porque no los afronta desde la raíz. En el caso de la seguridad, dijo, se han reducido los efectivos policiales para "ahorrar". Y en cuanto a la inmigración, el candidato sostiene que la derecha la utiliza para "bajar los salarios" y crear un clima de rechazo que erosione a la izquierda.

Lo que más afecta es lo que sucede más cerca. Para no perderte nada, suscríbete.
Suscríbete

Su propuesta en este campo es dejar claros los derechos y deberes de los inmigrantes, impulsar políticas de integración y, sobre todo, invertir en los barrios con más riesgo de conflicto social. Maragall visitó ayer uno de ellos -el de Cerdanyola, en Mataró- y aseguró que no va a quedarse "con los brazos cruzados ante un tema tan importante, con independencia de las competencias que tenga [la Generalitat]".

El candidato reiteró que no va a pactar con CiU -"el pueblo no los quiere en el Gobierno", clamó- y aclaró el enigmático ofrecimiento de "generosidad" que formuló la víspera: dijo que reconocerá formalmente a Artur Mas como jefe de la oposición. Los jóvenes del PSC ironizaron ayer sobre el pasado de Mas y repartieron tres libros en blanco con los siguientes títulos:

La lucha antifranquista, El combate por la autonomía y Los éxitos empresariales de Artur Mas.

Regístrate gratis para seguir leyendo

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS