Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

La Acadèmia suma tres vacantes tras la dimisión de Carme Barceló

La catedrática de árabe de la Universitat de València Carme Barceló presentó por sorpresa su dimisión como integrante de la Acadèmia Valenciana de la Llengua (AVL) "por motivos de salud" al término del pleno celebrado ayer. En una carta dirigida a la presidenta de la institución, Ascensión Figueres, Barceló explica que los médicos le han aconsejado "reducir la actividad" y, por eso, tal y como le dicta la "conciencia", elige su "actividad habitual", dado que no podría atender sus deberes con la AVL ni mantener "el ritmo actual y el volumen de trabajo". La académica añade que a partir de ahora recibirá los acuerdos de la Acadèmia con la misma "actitud crítica" que ha mantenido durante las horas de debate, pero "con el mismo respeto" por la institución que ha adoptado "desde el primer día". Varios académicos mostraron ayer su total sorpresa por el anuncio, al tiempo que lamentaban la futura ausencia en el seno de la institución de una académica como la arabista.

Prestigiosa profesora universitaria, Barceló era una de las académicas perteneciente al Institut Interuniversitari de Filologia Valenciana. Con su dimisión, la Acadèmia suma ahora tres vacantes entre las 21 plazas, tras el fallecimiento de Alfred Ayza y la renuncia de Xavier Casp, el pasado año. Las Cortes Valencianas son las encargadas de nombrar a los nuevos académicos.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Viernes, 31 de octubre de 2003