Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
ARTE

Rafael Lozano-Hemmer inaugura en Yamaguchi el nuevo centro de 'media art' erigido por Isozaki

El mensaje enviado desde el móvil se convierte en haces de luz en 'Amodal Suspension', del creador español

Lozano-Hemmer, nacido en México y nacionalizado español, ha concebido Amodal Suspension para la inauguración del Yamaguchi Center for Arts and Media (YCAM), un nuevo centro japonés dedicado a la creación electrónica y digital, cuyo edificio ha sido diseñado por el arquitecto Arata Isozaki.

Hasta el 24 de noviembre será posible enviar mensajes breves desde todo el mundo a través de Internet o del móvil a la página del proyecto, donde un programa los convertirá en una secuencia de flashes luminosos que serán enviados al cielo japonés transformado para la ocasión en una gigantesca pizarra electrónica.

Los destellos, generados por unos potentes cañones de luz, se podrán ver en un área de 15 kilómetros a la redonda. Se parecerán a un código Morse de la edad digital y variarán su intensidad para reproducir los diferentes caracteres de los alfabetos occidental y japonés.

Cada mensaje enviado se quedará suspendido en el cielo, rebotando de un faro a otro hasta que alguien lo atrape y lo lea. Para hacerlo, el participante deberá utilizar otra vez el teléfono móvil o el programa disponible en la web de Amodal.

Con un móvil, el usuario simplemente aprieta la función de atrapar un mensaje y elige una de las 20 torres del entorno virtual donde están almacenados los mensajes. Cada torre está numerada, así que si quiere un mensaje que está en la torre 14, tan sólo tiene que apretar el número 14 para visualizarlo.

Mensajes en el cielo

"He querido subrayar la ironía de la globalización, utilizando un motor de traducción automática entre japonés e inglés, lo cual produce resultados curiosos y reveladores", afirma Lozano-Hemmer. Una vez que el mensaje ha sido leído desaparece del cielo y, tras volver a aparecer por unos instantes en una pantalla de grandes dimensiones colocada delante del YCAM, es almacenado en la página. "Todos los mensajes se archivarán en un entorno virtual en forma de modelos tridimensionales animados, de modo que los visitantes podrán navegar a través de ellos", explica el artista.

Numerosos museos y centros de arte y tecnología de diferentes países instalarán access pods, cápsulas de accesos que favorecen y amplían la participación del público en esta experiencia de creación colectiva a través de la red.

Amodal Suspension es la octava pieza de la serie de arquitecturas relacionales, un término acuñado por Lozano-Hemmer para indicar instalaciones interactivas que modifican edificios históricos, conjuntos arquitectónicos emblemáticos y espacios públicos, mediante sofisticadas interfaces tecnológicas que pueden ser manipuladas por los usuarios a través de Internet de forma absolutamente intuitiva.

Cuando Lozano presentó en México el Alzado Vectorial, su obra más célebre, instaló numerosos terminales públicos y gratuitos para que muchos de aquellos que habitualmente no tienen acceso a la tecnología pudieran experimentar con Internet y aprovechar el proyecto para lanzar sus esculturas de luz en el cielo mexicano.

El proyecto, que recibió más 800.000 participantes de 89 países en dos semanas, se presentó posteriormente en España para la inauguración del Artium de Vitoria, donde contabilizó 300.000 participantes de 63 países en 10 días. Algunos grupos ecologistas critican la polución visual de estas obras.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Jueves, 30 de octubre de 2003