Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
Crítica:POESÍA

El sueño de Mallarmé

Una nueva traducción de la obra poética de Stéphane Mallarmé coincide con la aparición de Fragmentos sobre el libro, la obra inacabada que ocupó toda la vida del poeta francés.

Si como se nos dice en la nota a la edición francesa que antecede a estos Fragmentos sobre el libro, lo que se quiere es darnos a leer un "Mallarmé filósofo", sin embargo, lo que encontramos además es un Mallarmé escritor que prorrumpe brillante y resplandeciente a través de esos fragmentos entresacados de su correspondencia y de su obra en prosa, expresamente de Divagaciones, La música y las letras y Sinfonía literaria. Entre la prosa, los textos teóricos y la poesía de Mallarmé, no hay casi diferencia discursiva y sirven a un mismo impulso poético. Ordenado temáticamente en cinco apartados nominados según un itinerario tomado de Igitur, esta recopilación se presenta como un mosaico de citas, un montaje fragmentado y reordenado, sin atender a la cronología, de las reflexiones, intuiciones y especulaciones de Mallarmé sobre su idea del Libro, entendido en un amplio sentido: se ordena a la vez el acto y el lugar de la escritura, su espíritu y su representación, el sentido declarado de lo que en ella está en juego. A pesar de que se pone esencialmente el acento en las ensoñaciones teóricas del poeta, este modo de acción nos seduce y reclama desde el primer momento: Mallarmé es, a fin de cuentas, un punto de llegada y un punto de partida, y como diría Blanchot, no está en ningún lugar, pues como su obsesiva idea del Libro, está por venir. Un libro que jamás pudo ser escrito, y del que han quedado apenas, indicios, proyectos, fragmentos y anotaciones, apuntes a veces casi ilegibles, buena parte de ellos aquí reunidos.

FRAGMENTOS SOBRE EL LIBRO

Stéphane Mallarmé

Traducción de Juan Gregorio

Colegio Oficial de Aparejadores y Arquitectos Técnicos de la Región de Murcia. Murcia, 2003

133 páginas. 11 euros

Junto a textos muchas veces citados y a repetidas referencias, todas fundamentales para entender el final del mundo romántico y el inicio de la Modernidad poética, se recogen aquí algunos textos no demasiado conocidos. En conjunto, esta edición hace justicia a la extrema lucidez de una escritura y de una práctica fruto de su adelantamiento, que va más allá de ser un mero ejercicio intelectual. Como en todo montaje hay que tener en cuenta su resultado, ya que algunos de estos fragmentos pueden ofrecer, fuera de su contexto original, un sentido diferente. Y así, la lectura final es iluminadora, el itinerario recorrido funciona a la perfección. El pensamiento de Mallarmé queda aquí palmariamente reflejado, no se hace inmóvil, y aunque no sucesivo, al menos preciso en su desarrollo, gracias a una representación temática que da cuenta y sugiere un "Arte poética"; el trabajo y el acto de la escritura; sus relaciones con otras formas de expresión; lo relacionado con el decorado del escritor y la forma material del libro; y que se cierra, como en una sinfonía inacabada, anunciando "el fenómeno futuro, el sueño del Libro". Un libro que se convierte en algo más que un libro, en un absoluto, en un testimonio del mundo.

La presentación de Francisco Jarauta es esencial, pues en ella se da cuenta y se resume el desarrollo del pensamiento y la obra de Mallarmé, su recuperación celebrada desde una modernidad fundadora no tan preocupada de sí misma como interesada más en manifestar, como afirma Jarauta, "una crisis que se instalará en el centro de su vida interior, separando para siempre los extremos de la lengua y del mundo, separación que liberará a la poesía de extrañas y gastadas fidelidades para abrirla a un infinito juego de combinatorias que ni siquiera el azar podrá tutelar". Frente a la oscuridad y al hermetismo que aleja, proponer una poética de sí, una ambición contraria a esa negatividad tan analizada a la hora de, y en palabras del propio Mallarmé, "alimentar el fogón de la Gran Obra". Fragmentos sobre el libro es un sueño, el sueño de Mallarmé, y con él de buena parte de la poesía hasta hoy mismo, en su continuo hacerse y deshacerse en el intento por dar razón de ser al poema. Una obsesión creadora sin engaños, que si no ha llegado está por venir. Si la obra de Mallarmé es para muchos el Evangelio de la experiencia literaria moderna, estos fragmentos serán acaso un Apocalipsis que nos permita "gracias a sus tinieblas desprendidas, avanzar más profundamente en la sensación de las Tinieblas Absolutas".

* Este artículo apareció en la edición impresa del Sábado, 25 de octubre de 2003

Más información

  • Stéphane Mallarmé