Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Aznar anuncia una inversión extra de 46 millones para seguridad de centros policiales en dos meses

El presidente defiende el carácter militar de la Guardia Civil para garantizar la seguridad

En pleno debate sobre la conveniencia de crear un mando único policial, el presidente del Gobierno, José María Aznar, dejó ayer claro que la Guardia Civil "seguirá siendo en el futuro una pieza imprescindible en el sistema de seguridad público". Al inaugurar el curso en la academia de guardias y suboficiales de Baeza (Jaén), Aznar hizo una encendida defensa del carácter militar de esta institución y le auguró un mayor peso en la esfera internacional y para "exportar seguridad" a zonas en conflicto. Y anunció un plan de 46 millones de euros para reforzar la seguridad en cuarteles y centros policiales y otras inversiones relacionadas con Interior antes de fin de año, es decir, en poco más de dos meses.

Aznar se dirigió a los alumnos de la academia para mostrar su "orgullo" por la "magnífica labor" desempeñada por este cuerpo de seguridad ciudadana y recordó a los guardias fallecidos víctimas del terrorismo o en acto de servicio. El presidente desgranó "tres razones fundamentales" para defender el "protagonismo" del instituto armado. En primer lugar resaltó su naturaleza militar por la "versatilidad, polivalencia y graduación en el uso de la fuerza", características "cruciales para hacer frente a fenómenos como el del terrorismo". Además, Aznar indicó que la condición militar confiere "un grado de cohesión, disciplina e imparcialidad" que resulta eficaz "para garantizar la seguridad nacional". En segundo lugar, el presidente resaltó el carácter nacional de la Guardia Civil, que, según dijo, lo convierte en un "instrumento privilegiado" para garantizar la seguridad en el todo el territorio. Finalmente, Aznar apuntó que la "profesionalidad, eficacia y capacidad de adaptación" han llevado al instituto armado a ser la institución mejor valorada después de la Corona.

En otro momento, el presidente del Gobierno auguró un mayor peso de la Guardia Civil en la esfera internacional, en concreto en el "espacio común de libertad, seguridad y justicia" puesto en marcha por la UE. Y dijo que la Guardia Civil se convertirá en "exportador de seguridad y estabilidad" a zonas en conflicto o en misiones de paz. Por eso, se atrevió a aconsejar a los alumnos que se esfuercen en el aprendizaje de idiomas.

El presidente del Gobierno defendió la modernización de los medios y recursos del instituto armado, y en ese contexto anunció que ha dado instrucciones para activar un plan valorado en 46 millones de euros para reforzar la seguridad de las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad del Estado. El plan prevé la mejora en 180 cuarteles y 150 comisarías (13,5 millones), la rehabilitación de 70 cuarteles (2,1), la creación en Fuerteventura de un sistema integral de vigilancia exterior (2,3), la compra de nuevos helicópteros (9), equipamiento y seguridad para policías y guardias civiles (18) y la extensión del sistema integral de identificación digital (1 millón).

Aznar estuvo acompañado por el ministro del Interior, Ángel Acebes, y el director general de la Guardia Civil, Santiago López Valdivielso, quien pidió que el instituto armado esté "fuera de las polémicas", que "generan intranquilidad y añaden zozobra", en alusión a los partidos que propugnan la fusión con el Cuerpo Nacional de Policía y un mando único.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Jueves, 23 de octubre de 2003