Sant Martí corta varias calles que atraviesan la Diagonal para dar prioridad al tranvía

La zona del 22@ tendrá un sistema de movilidad de calles principales y secundarias

Prioridad al tranvía. Algunas calles que hasta ahora atravesaban la Diagonal en el tramo de Glòries hasta el mar han dejado de hacerlo para evitar que el tranvía se vea forzado a parar continuamente. De esa forma, además, se empieza a implantar el esquema de movilidad de calles principales y secundarias que está previsto para el territorio del 22@ en el Poblenou. El tráfico de las vías principales que atraviesan la Diagonal, como las de Bilbao y Llacuna, no se verá afectado. En cambio, otras calles secundarias, como la de Fluvià, ya han sido cortadas al tráfico.

Las calles de Roc Boronat, Castiella y Provençals también serán cortadas al tráfico, además de la Rambla del Poblenou y Lope de Vega, que ya no cruzan la Diagonal.

El esquema que se quiere aplicar en la parte del Poblenou desde Glòries hasta el Fòrum y por debajo de la Gran Via y hasta el frente litoral es el de grandes manzanas que comprendan seis o nueve retículas del Eixample. De acuerdo con ese esquema, las calles del interior de las supermanzanas serán vías secundarias, principalmente para peatones y bicicletas, y el tráfico de vehículos y los autobuses discurrirán por la red de calles principales. Entre las vías consideradas principales que atraviesan el Poblenou desde Glóries hasta el Besòs se encuentran las del Pallars, Almogàvers -que más hacia el Besòs se convierte en Cristóbal de Moura-, Tànger y García Faria. Y en sentido perpendicular, la red de calles principales la forman las de Llacuna, Bilbao, Espronceda -que se acabará de abrir-, Bac de Roda, Selva de Mar y Josep Pla.

La implantación de ese sistema no se ha llevado a cabo hasta ahora, entre otros motivos, porque el desarrollo del 22@ va a ritmo lento y porque las obras de infraestructura y de urbanización deben correr a cargo de los operadores.

De momento, son las obras del tranvía del Besòs las que han dado pie a aplicar algunas de esas medidas, que en opinión de Pere Navarro, comisionado del alcalde de circulación, son buenas ya que pacificarán calles del Poblenou, "además de no forzar al tranvía a tener que parar constantemente en cada intersección". En ese tramo de la Diagonal, el tranvía tendrá cinco paradas. Pese a que fuentes del Ayuntamiento argumentan que los vecinos afectados están mayoritariamente de acuerdo, no siempre es así. Es el caso, por ejemplo, de los residentes de un edificio de la calle de Fluvià, por debajo de la Diagonal, que ahora se ven obligados a dar un rodeo para llegar con su vehículo a su casa.

Lo que más afecta es lo que sucede más cerca. Para no perderte nada, suscríbete.
Suscríbete

Sobre la firma

Blanca Cia

Redactora de la edición de EL PAÍS de Cataluña, en la que ha desarrollado la mayor parte de su carrera profesional en diferentes secciones, entre ellas información judicial, local, cultural y política. Licenciada en Periodismo por la Universidad Autónoma de Barcelona.

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS