Reportaje:ELECCIONES EN MADRID

Las claves de una derrota

Aguirre perdió el 25-M la mayoría absoluta en los distritos de la capital y en el sur de la región

Casi nadie es capaz de pronosticar a 13 días de los nuevos comicios autonómicos de Madrid cómo se comportará un electorado que hace cinco meses dictó un veredicto y se vio sorprendido, sólo unos días después, con la irrupción de dos diputados socialistas que se hicieron tránsfugas y convirtieron en papel mojado todas las papeletas depositadas en las urnas.

Aquel 25 de mayo los madrileños le quitaron la mayoría absoluta al Partido Popular e, indirectamente, habían dado a la izquierda la posibilidad de recuperar el poder autonómico que perdió en 1995.

Los tránsfugas inutilizaron el acuerdo entre PSOE e IU e hicieron imposible cualquier Gobierno, por lo que se adelantaron las elecciones autonómicas. El Gobierno que salga de las urnas tendrá un mandato inferior a cuatro años. Estos cinco meses perdidos por culpa de la traición de los ex socialistas Eduardo Tamayo y Mayte Sáez ya no los podrá recuperar el nuevo Ejecutivo.

Más información
Los socialistas diseñan una estrategia para subrayar que Rajoy y Aznar son lo mismo

El próximo 26 de octubre, el socialista Rafael Simancas, que tocó con los dedos la presidencia regional tras el 25 de mayo, y la popular Esperanza Aguirre, que perdió el Gobierno por 30.000 votos, vuelven a jugarse el poder regional.

Los partidos han analizado lo ocurrido el 25 de mayo pueblo a pueblo, barrio a barrio y mesa a mesa. De ese estudio pormenorizado han surgido estrategias electorales, aunque todos temen tanto a la abstención que ni siquiera confían en que sirva de algo conocer al detalle la radiografía de lo ocurrido el 25 de mayo.

Lo que más afecta es lo que sucede más cerca. Para no perderte nada, suscríbete.
Suscríbete

El PSOE ha optado por una campaña agresiva con mensajes dirigidos a provocar en el electorado sentimientos de rechazo hacia su principal adversario, el PP, al que liga con la corrupción y con la especulación urbanística.

El PP, por su parte, lo tiene claro: "Nos basta con sacar los mismos votos que el 25 de mayo para ganar. Nos vamos a volcar en la capital". Junto a los municipios del sur, fue en algunos distritos de Madrid donde Esperanza Aguirre perdió la mayoría absoluta que el PP atesoraba desde hace ocho años. Lo que sigue, analiza el comportamiento electoral registrado el 25 de mayo en las distintas zonas de la Comunidad de Madrid respecto al Partido Popular que hasta entonces tenía la mayoría absoluta con la que gobernó entre 1995 y mayo de 2003:

LA CAPITAL Pérdida de tres distritos

El 60% de la población de la Comunidad de Madrid vive en la capital. El PP tiene en una ciudad de tres millones de habitantes su principal granero de votos. En las pasadas elecciones, Madrid jugó una mala pasada a la candidatura de Esperanza Aguirre.

En 1999, con Alberto Ruiz-Gallardón al frente de la candidatura autonómica, el PP logró más votos que la suma de IU y PSOE en 15 de los 21 distritos de Madrid. Cuatro años después, la lista de Esperanza Aguirre sólo consiguió más apoyos en 12 de los 21 distritos. La izquierda arrebató la hegemonía al centroderecha en Carabanchel y Moratalaz, dos distritos periféricos, y en el distrito Centro, el barrio que más ha envejecido en la capital y donde vive mayor número de inmigrantes.

Además de estas importantes derrotas, el PP perdió hasta un 8% de votos en distritos como Retiro, donde tradicionalmente barría a las candidaturas de izquierdas. Por término medio, la candidatura de Aguirre cosechó un 5% menos de apoyos que la lista de Ruiz-Gallardón cuatro años antes.

EL SUR El PP se queda sin Alcorcón

El llamado cinturón rojo del sur, formado por seis grandes municipios donde siempre gobernaron alcaldes socialistas salvo dos excepciones, reúne a más de un millón de habitantes.

En las pasadas elecciones autonómicas, el PP ponía a prueba la experiencia inversora más ambiciosa de la historia de la Comunidad de Madrid. El Gobierno regional gastó 2.600 millones de euros en el Metrosur, un anillo subterráneo de metro para unir los cinco mayores municipios del sur con 28 estaciones y 40,5 kilómetros de túneles. Las obras empezaron en 1999 y terminaron el 10 de abril de este año, sólo mes y medio antes de las elecciones. Con ese balance, el resultado en las urnas prometía, pero la pérdida fue notable. El PP, que había logrado en 1999 sumar más votos que IU y PSOE en el municipio de Alcorcón, donde incluso alcanzó la alcaldía, perdió esa hegemonía respecto a la izquierda en las elecciones de 2003. La candidatura de Aguirre bajó entre tres o cuatro puntos respecto a la que el PP presentó en 1999 con Ruiz-Gallardón al frente. Sus fracasos más importantes se produjeron en Parla (pasó del 35,3% de votos al 25,5%), Alcorcón (del 49,1% al 41,9%), y en Getafe (del 39,3% al 35,4%).

En la batalla del sur, el PP perdió parte de sus opciones para revalidar la mayoría absoluta en la Comunidad de Madrid.

NORTE Ligera caída

En el norte de la región, la candidatura de Esperanza Aguirre registró unos resultados electorales parecidos a los que el PP obtuvo en 1999. Cayó muy poco. En Alcobendas (gobierno municipal socialista), apenas 1,8 puntos; en San Sebastián de los Reyes (gobierno de izquierdas) perdió 4,4 puntos y en Colmenar Viejo (gobierno del PP), 3,5 puntos.

OESTE Mayoría absoluta menor

Los municipios ricos de la Comunidad de Madrid están en el oeste. Majadahonda, Pozuelo de Alarcón y Las Rozas mantuvieron el apoyo unánime al PP aunque los resultados no fueron tan apabullantes como en 1999. Hace cuatro años, la lista encabezada por Ruiz-Gallardón obtuvo un 65% de votos en Pozuelo de Alarcón. Aguirre se quedó en el 62%. En las Rozas perdió tres puntos de apoyo (del 60,5% bajó al 57,3%) y en Majadahonda también sufrió alguna pérdida (del 62,4% al 58,7%).

ESTE La victoria de Arganda

La bajada generalizada del PP en las últimas elecciones autonómicas del 25 de mayo respecto a los resultados de 1999 se paró en el este de la región por Arganda del Rey. El resultado en este municipio le dio a la candidatura de Esperanza Aguirre un 51% de los votos, tres puntos más que los cosechados por Ruiz-Gallardón en 1999. En esta localidad, el PP también recuperó la alcaldía que había perdido en 1999.

El resto de los municipios más poblados del este mantuvieron la tónica general:

- En Rivas Vaciamadrid, municipio gobernado por IU, la lista de Aguirre bajó más de ocho puntos (del 37,4% al 29,3%).

En Coslada, Torrejón de Ardoz y San Fernando, la pérdida fue entre el 2 y el 4% de votos.

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS