"La única vía de solución de los problemas es el diálogo"

"Mi visita tiene como fin promover los valores humanos y la armonía religiosa", dijo ayer el Dalai Lama XIV durante la conferencia que pronunció en la fundación FRIDE, que preside Diego Hidalgo, titulada Una aproximación humana a la paz mundial. El líder espiritual de Tíbet, de 68 años, hizo hincapié en que la "única vía de solución de los problemas es el diálogo". "Debe haber una aproximación humana a los hechos (...) porque la violencia se escapa fácilmente de control y si resuelve un problema crea al menos otro", dijo al referirse a los casos de Afganistán e Irak.

El premio Nobel de la Paz de 1989 habló de la necesidad de "practicar el perdón" en las relaciones internacionales, aunque matizó que "perdón no significa olvido", e instó tanto a la comunidad tibetana como a las autoridades chinas a "mirar hacia el futuro y buscar el interés común" de los dos pueblos para llegar a un acuerdo político que facilite la convivencia.

"Ahora pueden coexistir el comunismo y el budismo porque los comunistas actuales no lo son por ideología, sino por dinero, son la nueva burguesía china", dijo el Dalai al comentar la enorme importancia que la religión comienza a adquirir dentro de los círculos del poder chino.

"Genocidio cultural"

Sin embargo, no hubo concesión ninguna a la política de migración de chinos a las regiones fronterizas de Mongolia Interior, Xinjiang y Tíbet, que fomenta el Gobierno central de la República Popular. Con ella se comete un "genocidio cultural", aseguró.

El juez Baltasar Garzón, que presentó al Dalai Lama en el Club Siglo XXI, en un acto anterior, criticó a China por la "ocupación" de Tíbet y por "hacer desaparecer el patrimonio espiritual que da esencia a su cultura". Asimismo, destacó el nacimiento en el exilio de una "cultura renovadora de un pueblo dividido por la fuerza y el capricho de una potencia invasora".

El dirigente espiritual tibetano, en la conferencia del Siglo XXI, bajo el título Ética secular, advirtió que "no se debe practicar el budismo porque esté de moda" y consideró que las personas deben mantener sus tradiciones y no saltar de una religión a otra. El Dalai Lama evitó referirse al número de budistas que hay actualmente en España.

Según la monja Encarna López-Pastor se cuentan por miles, "aunque es difícil saberlo con precisión porque no hacemos proselitismo". Ya funcionan entre 20 y 25 centros budistas repartidos por toda la geografía española. El primer centro lo fundó en Barcelona hace 22 años el lama Gueshe Lobsangs Tsultrim, quien desde entonces reside en la capital catalana.

El líder espiritual tibetano destacó en sus intervenciones la importancia de los valores internos, de la compasión, el amor y el respeto a los otros y alabó el secularismo por ser más abierto e incluir a los no creyentes.

* Este artículo apareció en la edición impresa del miércoles, 08 de octubre de 2003.

Archivado En:

Te puede interesar

iAhorro

Lo más visto en...

Top 50