Font de Mora asegura que el decálogo del valenciano son recomendaciones

Valencia / Alicante - 03 oct 2003 - 22:00 UTC

El consejero de Presidencia, Alejandro Font de Mora, afirmó ayer, tras la reunión del Consell, que los diez criterios para el uso del valenciano en la Generalitat adoptados por la comisión interdepartamental del Ejecutivo el pasado miércoles no son un decálogo, sino recomendaciones. "No me gusta hablar de decálogo, sino de recomendaciones, que fue lo que se hizo en Ares del Maestrat". "El valenciano hay que tratarlo con cariño y sin ningún tipo de imposición. Esas recomendaciones se produjeron en una reunión para tratar el plan de implantación del uso social del valenciano", dijo el consejero portavoz.

El consejero de Educación, Esteban González Pons, quitó hierro a la polémica suscitada en Alicante por algunos dirigentes y cargos públicos del PP que acogieron con recelo el decálogo para potenciar el uso del valenciano en la Administración. "Las noticias que tengo son que dentro del PP las medidas para el fomento del uso del valenciano han sentado bien, y se han entendido bien. Todo el mundo está de acuerdo en que el valenciano debe promocionarse y alcanzar los mismos derechos que el castellano", comentó.

El alcalde de Orihuela, José Manuel Medina (PP), pidió ayer "respeto" hacia el valenciano y afirmó que ese es el "sentir" de toda la comarca de la Vega Baja, mayoritariamente castellanohablante, después de la aprobación del decálogo del uso del valenciano en la Administración.

La secretaria de Cultura de la ejecutiva del PSPV, Isabel Escudero, indicó ayer que "el decálogo de González Pons [consejero de Cultura] es una medida insuficiente si, como parece, sólo se queda en una mera declaración de intenciones". Escudero lamentó que dirigentes del PP, como el alcalde de Alicante, Luis Díaz Alperi, digan que son demasiado viejos para aprender el valenciano.

L'Entesa anunció ayer la presentación de una propuesta de resolución en el Parlamento instando a que el Consell apruebe un decreto en el que se obligue a las empresas y organismos relacionados con la Generalitat a respetar la normativa lingüística. La iniciativa de L'Entesa pretende evitar casos como el de L'Alcúdia, donde una empleada de una firma contratada por la Consejería de Infraestructuras pidió a un valencianohablante que se dirigiese a ella "en cristiano".

La mayoría de las recomendaciones sobre el valenciano hechas por el Consell para toda la Generalitat son similares a la circular aprobada en 1991 por el consejero socialista de Administración Pública, Emèrit Bono, para su departamento.

* Este artículo apareció en la edición impresa del viernes, 03 de octubre de 2003.

Archivado En:

Te puede interesar

Lo más visto en...

Top 50