Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
Reportaje:FÚTBOL | Liga de Campeones

Las primas ensucian el sueño del Celta

La plantilla se niega a concentrarse y exige los sueldos debidos por el club

Los jugadores del Celta no reparan en la magnitud de la noche que vivirán hoy. No les importa tanto enfrentarse al Milan en el debú del club en Liga de Campeones, como cobrar las primas y los sueldos que les deben desde hace meses. Ayer por la tarde los Pinto y Cáceres, en representación de la plantilla, se reunieron con la directiva para rechazar la última oferta de pago de la deuda. Como medida de presión resolvieron no acudir al hotel Hesperia a pasar la noche concentrados. Allí se quedó el técnico, Miguel Ángel Lotina, con un vídeo del Milan que tenía previsto enseñarles antes de que se fueran a la cama. La charla táctica deberá esperar a hoy, si es que se produce.

Las tensiones entre la directiva del Celta y los jugadores crecen desde hace años al mismo ritmo conque se acumulan las deudas en favor de los jugadores. De los muchos millones de euros que hay en juego hay versiones para todos los gustos. Lo cierto es que cada jugador del Celta ha peleado con el club por su cuenta. Algunos se han negado a renovar sus contratos hasta no recibir lo que se les debía -Mostovoi el verano pasado-, otros han simulado lesiones. Ayer decidieron actuar de forma corporativa pensando que el escenario de la víspera de un partido con el Milan reunía todos los requisitos. En una comida, en un restaurante en el centro de Vigo, los futbolistas y sus esposas acordaron abrir las hostilidades. Allí estaban Juanfran, Gustavo López, Cavallero, Pinto, Milosevic, Cáceres, Luccin, Contreras, Giovanella, Sylvinho y Méndez.

Los jugadores, al igual que la directiva, se negaron ayer a hacer declaraciones oficiales sobre el conflicto. Extraoficialmenete el club asegura que los jugadores se muestran intransigentes respecto a la forma de pago de las deudas. Según radio Marca, el club ofreció a los futbolistas pagar la prima por la clasificación de la Liga de Campeones a partir de mayo del año que viene. Desde la directiva del Celta, encabezada por su presidente, Horacio Gómez, se asegura que las deudas se saldarán cuando el club cobre el contrato de televisión que firmó con Sogecable. Este prevé el cobro de 11 millones de euros anuales hasta el 2006.

Los jugadores no aceptaron los argumentos del club. Algunos dicen: "Si somos un equipo de Liga de Campeones seámoslo a todos los efectos". Muchos se sienten maltratados por la directiva, que incluso les ha recortado las 20 entradas que normalmente les daba para invitar familiares y amigos. El argumento de la Liga de Campeones tampoco conmovió a los futbolistas, que han sido citados para entrenarse hoy por la mañana.

El estreno en Balaídos ante el Milan será de especial simbología para Lotina, un apologista del fútbol italiano y de las tácticas, que ha consumido las vísperas del choque imaginando dibujos y repasando vídeos del rival . El lunes, mientras el segundo entrenador dirigía el entrenamiento, Lotina se encerró en su despacho delante del televisor, estudiando esos detalles a los que tanto protagonismo concede. Su pizarra parece la de un matemático, con fórmulas tan dispares como 3-4-2-1; 4-2-3-1, 4-3-3...

Fácil no lo tiene el entrenador, porque la severa UEFA le ha privado con actuaciones de oficio de sus dos medios centros: Luccin, que cumple su tercer partido de sanción, y José Ignacio, alter ego del también castigado Gattuso y sancionado por una patada en Brujas que el árbitro no vio. Tampoco podrá contar con los lesionados Edu, Catanha y Berizzo, de forma que el central Contreras volverá a ser el relevo de Milosevic en la punta del ataque. El propio Lotina, sancionado, verá el partido desde la grada.

Celta: Pinto; Velasco, Cáceres, Contreras; Ángel, Vagner, Giovanella, Juanfran; Jesuli, Mostovoi; y Milosevic.

Milan: Dida; Cafú, Nesta, Maldini, Costacurta; Rui Costa, Ambrosini, Pirlo, Kaká; Inzaghi y Shevchenko.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Miércoles, 1 de octubre de 2003