Crítica:DORMIRCrítica
i

Panorámicas de vértigo en Vilafamés

EL JARDÍN VERTICAL, colgado sobre las murallas medievales de la localidad castellonense

Descolgado por una pendiente vertiginosa, entre las muchas que conforman el pueblecito rocoso de Vilafamés, este hotel restituye el valor histórico de una casa de cinco plantas bautizada en el siglo XVII y a punto de perderse si no fuera por el empeño personal de Gloria Díaz Varela, madrileña y decoradora de profesión, cuyo buen gusto queda reflejado en este proyecto que está a punto de cumplir el año desde su apertura, en noviembre de 2002.

Alcanzar el hotel desde la plaza del Ayuntamiento exige una verificación de frenos y, de no encontrar donde aparcar, músculo duro para ascender la cuesta con las maletas desde la ronda de la muralla. Construida en piedra roja de rodeno, la casa se alza a más de 12 metros sobre la línea del muro de la ciudad medieval. El tónico, una vez aposentado, tiene sabor a panorámica desde los balcones del edificio, literalmente colgado sobre los olivares que ciñen esta pintoresca

EL JARDÍN VERTICAL

Categoría oficial: sin clasificar.

Dirección: calle Nou. Vilafamés (Castellón).

Teléfono: 964 32 99 38. Fax: 964 32 99 39. Central de reservas: 902 10 38 92 (Rusticae).

Internet: www.eljardinvertical.jazztel.es.

Instalaciones: salón de estar, salón con chimenea, sala de convenciones para 20 personas, bar, restaurante.

Habitaciones: cuatro dobles y dos 'suites'; todas con baño y calefacción.

Servicios: no hay facilidades para discapacitados, no admite perros.

Precios: temporada alta, 85 euros + 7% IVA; temporada baja, 75 euros + 7% IVA; y desayuno, 7 euros + 7% IVA. Tarjetas de crédito: Diners Club, Visa, 6000.

Arquitectura ... 7

Decoración ... 8

Estado de conservación ... 8

Confortabilidad habitaciones ... 6

Aseos ... 5

Ambiente ... 9

Desayuno ... 6

Atención ... 8

Tranquilidad ... 7

Instalaciones ... 5

localidad de la provincia de Castellón.

La puerta del establecimiento permanece casi siempre cerrada. Es preciso accionar el timbre electrónico y esperar que el panel no presente ningún error de sistema, como suele ocurrir en los estrenos de los artilugios nuevos. Por puro contraste, la presumible rusticidad de sus interiores flirtea inteligentemente con los atrevimientos vanguardistas de Díaz Varela, capaz de acoplar el mobiliario de diseño nórdico en un ambiente afectado por los vanos y dinteles de piedra, las balconadas de forja y un pavimento urdido a mano con guijarros de río en el zaguán.

Delicadeza, talento artesano y respeto puntilloso por la tradición del lugar, ostensible en el uso de tintes naturales sobre las paredes y de barro cocido por los suelos, a pesar de la relevancia que hoy adquiere Vilafamés como potencia del azulejo industrial en España.

Descanso y evocación

Este jardín puede serlo todo menos aburrido. Hay lienzos interiores de mampuesto que enamoran; rincones y texturas que recuerdan a los de los palacios venecianos; flores naturales sobre las mesas y en los poyetes de la chimenea; destellos ambarinos en la mayoría de las habitaciones, ninguna igual a la otra... Alcobas que huelen a especias de otras geografías. Espacios sensatos ideados para el descanso y también para la evocación. Esas fundas de cama blancas, esos butacones de madera y mimbre. Aparadores sin televisor encima ni minibar debajo. Baños casi sin cosméticos (están a la venta en la recepción, buenísimos, de la marca francesa Occitane).

Al pie de la Peñagolosa, por donde se escurre este jardín

vertical, las puestas de sol dejan un recuerdo imborrable. Especialmente si se escudriñan desde las habitaciones número 2 y 3, las más despejadas y luminosas, las más indicadas para cortar el hipo..., ya que no hay gaseosa que haga el trabajo.

Entrada al hotel El Jardín Vertical, en la localidad castellonense de Vilafamés.
Entrada al hotel El Jardín Vertical, en la localidad castellonense de Vilafamés.F. GALLARDO

ALREDEDORES

VILAFAMÉS tiene un grato paseo por el interior de sus murallas, que corona un castillo de la época musulmana. El palacio del Batlle, gótico civil valenciano del siglo XIV, alberga hoy el Museo de Arte Contemporáneo Vicente Aguilera Cerni. Estos días, en el marco de la Tardor Cultural, se celebran diversos conciertos de música antigua en la sala Quatre Cantons. A tres kilómetros, un camino asciende a la fuente de Les Piques, con aguas de propiedades diuréticas, desde la cual se obtiene una panorámica del Pla de l"Arc. A 12 kilómetros se extiende el litoral castellonense y sus concurridas playas de Oropesa y Benicàssim. Peñíscola, cuna del Papa Luna, es otro hito donde recalar con más tiempo.

* Este artículo apareció en la edición impresa del viernes, 26 de septiembre de 2003.

Archivado En:

Te puede interesar

Lo más visto en...

Top 50