Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
Crítica:MOTOS | Derbi Black Edition

Sueño de adolescentes

Un ciclomotor con componentes exclusivos para los motoristas más jóvenes

DERBI LANZA UNA serie especial de su modelo Super Motard que confirma su liderato europeo en los ciclomotores con marchas. Se llama Black Edition y cuenta con todo lo necesario para convertirse en la referencia de la categoría porque incorpora de serie muchos componentes que sus rivales sólo ofrecen como accesorios. La única pega de este vanguardista y sofisticado ciclomotor es que tiene también un precio exclusivo: 2.999 euros.

Hace apenas un año, Derbi sorprendió a la competencia lanzando las gamas Senda y Super Motard, que, aparte de su atractivo y eficacia, ofrecen soluciones técnicas impropias de un ciclomotor. Ahora, con el Black Edition, da un paso más hacia adelante y pone a la venta una serie limitada de 1.000 unidades, numeradas en el chasis y en el carenado, que supone un auténtico objeto de deseo para los motoristas más jóvenes.

Como indica su nombre, este ciclomotor lleva la carrocería en negro brillante con un lacado protector que combina muy bien con los detalles técnicos en azul metalizado y unos gráficos minimalistas. Las zonas de plástico son también nuevas, e incluye unos deflectores laterales más estilizados y un guardabarros delantero más corto. Y los retrovisores y la placa portafaro son exclusivos de este modelo.

- TECNOLOGÍA AVANZADA

El Black Edition se basa en el Derbi DRD Super Motard, pero añade soluciones técnicas avanzadas que marcan la diferencia con sus rivales. El motor es la última versión del potente y aprovechable Derbi LC refrigerado por agua, que se ha afinado para lograr una curva de potencia lo más amplia posible y ofrecer una utilización deportiva, divertida y a la vez apta para el uso diario. Incorpora un cambio de seis velocidades y un sistema de embrague que permite arrancar con una marcha puesta. Además se han cuidado con esmero las emisiones para ofrecer un motor limpio que cumple la última normativa europea.

El bastidor sigue siendo de doble viga de acero, pero con elementos de primera calidad. La horquilla delantera es una Marzocchi Magnum TN de última generación con barras de 40 milímetros tratadas al nitruro de titanio para garantizar un suave deslizamiento. Atrás monta un amortiguador Paioli regulable con depósito de gas separado: actúa con un sistema progresivo anclado a un robusto basculante de aluminio. Y los frenos son unos AJP de disco: 300 milímetros delante y 218 atrás. Además destaca el espectacular tubarro cromado con silencioso de aluminio que refuerza su personalidad.

- DIVERSIÓN Y ESTABILIDAD

El motor del Black Edition demuestra enseguida que tiene 8,5 CV, una cifra destacable para sus escasos 50cc. Y aparte de responder muy bien desde bajo régimen, se estira con carácter hasta el tope de revoluciones. Los frenos y las suspensiones también confirman su magnífica calidad y no pierden nunca la compostura aunque se les exija al máximo. El resultado es una estabilidad prácticamente perfecta para un modelo de este tipo: en las pruebas realizadas en circuito permite unas inclinaciones increíbles en las curvas y se pueden apurar las frenadas hasta el límite sin el menor desequilibrio.

El Black Edition es un ciclomotor muy divertido y con una calidad espectacular que permite disfrutar practicando la especialidad de super motard y se adapta muy bien a las necesidades de transporte de los jóvenes. Además ofrece como plus una estética espectacular y la exclusividad que aportan siempre los modelos de series limitadas.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Sábado, 20 de septiembre de 2003