14 'narcos' ven reducida su pena de 135 a 15 años al admitir los hechos

Un clan gitano conocido por su historial delictivo lideraba la red

eLa Audiencia de Alicante juzgó ayer a una red de 14 narcotraficantes, cuyos máximos responsables son los patriarcas del clan de etnia gitana Heredia Montoya, ampliamente conocidos en ámbitos policiales por su vinculación con la venta y distribución de drogas en Alicante. El fiscal exigía inicialmente una condena global de 135 años pero un acuerdo entre las partes concluyó con una reducción de la pena a 15 años de prisión.

La sección primera de la Audiencia de Alicante celebró ayer el juicio a un entramado de tráfico de estupefacientes, integrado por 14 miembros y liderados por el clan de etnia gitana Heredia Montoya.Un acuerdo entre las partes abortó la celebración de la vista oral del caso.

Siete años después de su detención, l2 de los 14 miembros se sentaron en el banquillo de los acusados. Entre los procesados, figuran el patriarca, la mujer y tres de los hijos del clan de etnia gitana Heredia Montoya, ampliamente conocido en círculos policiales por su vinculación con la venta y tráfico de droga en Alicante.

Los enjuiciados asumieron su responsabilidad en los cuatro delitos contra la salud pública que se les imputa, extremo que motivó una sustancial reducción de la condena inicial solicitada por el ministerio público. En su escrito de calificación provisional, el fiscal exigía una pena global de 135 años y más de siete millones de euros en multas. Sin embargo, un pacto entre las partes concluyó con una rebaja de la pena a 15 de cárcel en total. La causa se remonta a 1996 cuando el patriarca Jesús Heredia Montoya, su mujer María Cortés Santiago, tres de sus hijos y una de sus nueras se dedicaban a la venta y distribución de hachís y cacaína. Para ello, según el escrito del fiscal, los incriminados empleaban a toxicómanos quienes eran los encargados de transportar la droga y almacenarla en sus propios domicilios. A cambio, estos adictos recibían droga para su consumo.

Después de efectuar viajes a Cádiz para proveerse de hachís, los cabecillas de la red, el matrimonio Heredia Cortés, organizó un viaje a Panamá para adquirir más material. Tres de los enjuiciados efectuaron el desplazamiento con los gastos a cargo de la familia. Los hermanos Dominguez, de 23 años y 21 años, respectivamente,y Francisco José Hernández, introdujeron desde el país latinoamericano siete kilos de cocaína escondidos entre sus ropas y en el ano, en abril de 1996. Otro matrimonio, Alfredo Solano Díaz y su mujer Mercedes Pérez Guillen, adquirió también parte de la sustancia para su posterior tráfico. Ayer, los acusados reconocieron los hechos, de tal forma que sólo uno de los 14 procesados, el patriarca del clan, irá a la cárcel. La acusación pública solicitó para él una pena de tres años y medio; para su mujer y uno de sus hijos, un año y medio; los otros dos quedaron libres ya que eran menores cuando cometieron los delitos.

Sólo uno irá a prisión

El ministerio público exigió inicialmente una condena global para los 14 acusados de 135 años. Sólo para el líder y patriarca del clan Heredia Montoya, Jesús Heredia, el fiscal solicitaba una petición de cárcel de 22 años, los mismos años que reclamaba para su mujer. Para los tres hijos involucrados -dos de ellos menores cuando ocurrieron los hechos-, la acusación pública fijó, provisionalmente, una condena de 24 años. Un pacto entre las partes permitirá a los principales acusados eludir la cárcel. Finalmente, sólo uno irá a prisión.

* Este artículo apareció en la edición impresa del 0015, 15 de septiembre de 2003.