Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Un tornado arranca árboles, tejados y derrumba muros en Dénia sin causar daños personales

Una intensa tromba de agua anegó calles y el Ayuntamiento evita declarar zona catastrófica

"Creíamos que se acababa el mundo". Con esta sensación se despertaron ayer los habitantes de Dénia, que se vieron sorprendidos por la virulencia de un tornado con rachas de viento que superaron los 170 kilómetros por hora. El fuerte viento arrancó en diez minutos árboles, tejados, vallas publicitarias y derrumbó muros. Además, la intensa lluvia provocó pequeñas inundaciones. Pese a la virulencia y espectacularidad de este fenómeno no se registraron daños personales. Los bomberos realizaron más de 50 servicios en una hora para atender las llamadas de urgencia de la población.

El tornado se formó hacia las ocho de la mañana frente a Dénia (Marina Alta), en el cabo de San Antonio. Algunos testigos presenciales comentaron que una nube negra "oscureció repentinamente la localidad y comenzó a succionar agua del mar". La angustia y preocupación se apoderó de la población. Durante cinco minutos el tornado recorrió los 20 kilómetros de línea costera del municipio para introducirse después tierra adentro y perder fuerza paulatinamente, según informaron fuentes de los servicios de emergencia.

En el casco urbano de Dénia, el tornado se llevó algunos toldos de los puestos colocados en la calle con motivo del mercadillo semanal, mientras que en la zona conocida como San Nicolás, en los alrededores de la ermita, y en el área del parque natural del Montgó, algunos árboles se desplomaron sobre la carretera.En el puerto, el viento provocó el vuelco de tres camiones y causó desperfectos en algunas embarcaciones. La flota permaneció amarrada. En Dénia sólo una persona resultó con heridas leves.

Las principales incidencias se registraron en las carreteras de Las Marinas y Las Rotas, que estuvieron cortadas al tráfico. También, debido a la caída de árboles, la circulación quedó interrumpida en la carretera de La Xara y el Camí al Cementeri. Según informó el Ayuntamiento en un comunicado, en el casco urbano, las plazas de Benidorm y Tenor Cortis fueron las que registraron un mayor número de desperfectos.

La caída de unos 30 árboles y de algunos muros provocó importantes daños materiales en los vehículos estacionados en la vía pública. Como consecuencia del viento se desprendieron parte de los tejados de sendas viviendas ubicadas en la zona de Les Marines, y en la confluencia de las calles de San Sebastián y San Antonio. También volcaron postes telefónicos, cayeron líneas eléctricas y algunas vallas de obras y publicitarias. El fuerte viento vino acompañado de una inmensa tromba de agua que anegó bajos comerciales y algunas calles. En tan sólo cinco minutos se recogieron 30 litros de agua por metro cuadrado.

El equipo de gobierno municipal de Dénia se reunió ayer de urgencia para valorar las consecuencias del paso del tornado. Al término de la reunión, el Ayuntamiento informó de que "en ningún momento" se valoró pedir la declaración de zona catastrófica, ya que los daños fueron importantes, pero puntuales.

Durante toda la jornada los efectivos de los bomberos, Protección Civil, Policía Local y brigadas forestales trabajaron para despejar caminos de árboles y asegurar elementos arquitectónicos que presentaban peligro de derrumbe. La Policía Local de Dénia recibió 85 llamadas de vecinos, que entre las ocho y las nueve y media de la mañana, alertaron de la caída de árboles y desperfectos en sus viviendas.Los bomberos realizaron más de 50 servicios para achicar agua, levantar ramas de árboles caídos y evitar desprendimientos.

El tornado que afectó ayer a la comarca de la Marina Alta derribó en Pego más de 30 metros del muro del campo de fútbol del colegio San Antonio, regido por religiosos franciscanos, sin que se registraran desgracias personales. El muro de cemento, de 2,2 metros de alto, y la verja de hierro de la puerta de entrada se desplomaron. Y el fuerte viento arrancó varias ramas de árbol del patio y arrastró mobiliario escolar. Además, la intensa lluvia ocasionó la inundación de varias dependencias del colegio.

170 kilómetros por hora

El Laboratorio de Climatología de la Universidad de Alicante informó de que el tornado que afectó ayer a Dénia alcanzó la categoría internacional F2, que contempla rachas máximas de viento de entre 170 y 240 kilómetros por hora.

El responsable del Laboratorio de Climatología, el catedrático Jorge Olcina, explicó que los datos recibidos por satélite "revelan que este tornado se enmarca en la tercera categoría por intensidad de daños", al situarse en F2 de una medida que va desde 0 a 5 dentro de una escala internacional. Jorge Olcina recordó cómo entre las tres y las cuatro de la madrugada de ayer se originó una formación nubosa que genera los tornados (denominada "supercélula") en el interior de la Región de Murcia, la cual "ha barrido" horas después el norte de la provincia de Alicante. Con aire cálido en superficie, aire frío arriba y el paso de una tormenta de suroeste a noreste se generan este tipo de fenómenos. "Ha sido una situación prototípica, como en los tornados de los EE UU", dijo Olcina, quien considera que hubo "varios brotes de tornado", y alguna manga que se desplazó hacia Baleares. El catedrático lamentó que no exista en Dénia ningún aparato de precisión que permita comprobar la velocidad exacta del viento.

El último tornado "importante" que azotó las tierras de Alicante se formó en octubre de 1999 y afectó a Orihuela, Albatera, Crevillent y norte de Elche.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Sábado, 6 de septiembre de 2003

Más información