Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El paro baja en 4.281 personas en agosto, aunque cae la contratación indefinida

La afiliación a la Seguridad Social desciende el triple que hace un año

La buena marcha de la economía está impulsando la reducción del paro, aunque no tanto la creación de empleo. El número de parados registrados en el Instituto Nacional de Empleo (Inem) bajó en 4.281 en agosto respecto a julio, el mejor dato de este mes desde 1998. No obstante, en los últimos 12 meses el paro ha crecido un 1,1%. La contratación resultó especialmente negativa en agosto, sobre todo la indefinida, que cayó un 14,28% con respecto a un año antes y sólo representó el 6,96% del total. La afiliación a la Seguridad Social descendió el triple que hace un año.

El paro y la contratación evolucionaron de forma casi opuesta en el mes pasado. El número de parados registrados en las oficinas del Inem ascendió a 1.569.214, 4.281 menos que en julio. El dato, además de representar el séptimo mes consecutivo de bajada del paro si se compara con el mes anterior, supone el mejor agosto desde 1998. En la última década, el paro ha registrado retrocesos en ese mes, hasta 1999 en que empezó a subir, y aunque en 2000 volvió a bajar, lo hizo mucho menos que este año (algo más de 1.100 personas). El año pasado el desempleo creció en agosto en 3.553 personas.

Con la caída del paro conocida ayer se vuelve a la tendencia de los noventa, aunque los descensos en la mayor parte de esos años fueron mucho más acentuados que el conocido ayer. Pese a todo, las cifras sólo resultan positivas si se comparan con el mes anterior, porque la evolución de los últimos 12 meses arroja incrementos. Las oficinas del Inem registraron 17.212 parados más en el último año, el 1,11%. La tasa de paro se sitúa en el 8,37% de la población activa, frente al 8,55% de hace un año.

La evolución por sectores va muy ligada a la estivalidad. Así, la construcción, una actividad muy dinámica en empleo, contabilizó un aumento del paro del 6% con respecto a julio, mientras que en industria subió un 2,78%. No obstante, el empeoramiento de industria pudiera obedecer a algo más que la llegada del mes de agosto, pues las cifras de contabilidad nacional conocidas el pasado martes sobre el crecimiento económico señalaban una caída de la ocupación en este sector en el segundo trimestre del año.

Descenso femenino

También resulta muy significativo observar el desempleo por sexos, ya que la caída de agosto sólo se produjo en mujeres. El paro masculino creció un 2,26% con respecto a julio (14.149 parados más), mientras que en el mismo periodo 18.430 las mujeres abandonaron el registro de desempleo (un 1,95%). Aun así, el paro femenino sigue representando el doble que el masculino, con una tasa del 12,25% frente al 5,73%. Y en el último año el aumento del desempleo afectó algo más a las mujeres que a los hombres (un 1,13% de paradas más, frente al 1,07% de parados).

Frente a los datos de desempleo, más positivos que los de hace un año, se sitúan los de contratación, que resultaron peores que en otras ocasiones. El número de nuevos contratos firmados en agosto cayó un 25,45% con respecto a julio, algo achacable al menor dinamismo que registran la contratación en agosto. El ministro de Trabajo, Eduardo Zaplana, argumentó ayer, a la vista de las cifras, que agosto "siempre ha sido malo en afiliación [a la Seguridad Social] y en empleo". Sin embargo, la comparación homogénea (agosto de 2003 sobre agosto de 2002) arroja también una caída significativa en los nuevos contratos firmados: el 4,76%.

El empeoramiento resulta mucho más acusado precisamente en el empleo de mayor calidad, los contratos indefinidos, que descendieron un 29,58% en el mes y un 14,28% con respecto a un año antes. Este brusco descenso sitúa el porcentaje de contratación definida en uno de los niveles más bajos de los últimos años: 6,96%. Para encontrar un dato inferior hay que remontarse a agosto de 1998, cuando los nuevos indefinidos representaban el 6,3% del total. Pese a todo, Zaplana calificó las cifras de "altamente positivas". Y la secretaria general de Empleo, Carmen de Miguel, señaló: "Es para felicitarnos ver cómo está evolucionando el paro en nuestro país".

El Ministerio de Trabajo dio ayer también a conocer los datos de afiliación a la Seguridad Social. El número de cotizantes descendió en 157.049 personas en agosto, hasta situarse en 16,6 millones de ocupados. La interpretación de este dato resulta muy similar a la de la contratación. Aunque la caída de cotizantes es tradicional en agosto -con la llegada de este mes muchas empresas dan de baja a sus trabajadores ante la parálisis estival-, la cifra triplica la registrada en agosto de 2002 (50.061 personas menos). Para amortiguar la incidencia de este dato, el secretario de Estado de la Seguridad Social, Fernando Castelló, añadió que el 1 de septiembre se recuperaron algo más de 113.000 afiliaciones (113.772, según los datos facilitados por Trabajo), lo que indica que el descenso corresponde sólo a agosto.

Fraude en la contratación

No obstante, la cifra pone en cuestión los intentos del Gobierno por frenar este extendido fraude entre las empresas que consiste en dar de baja a sus trabajadores en agosto para ahorrarse el sueldo durante las vacaciones e imputarle el gasto al Inem, que abona el paro si el trabajador ha cotizado lo suficiente como para recibirlo.

La afiliación a la Seguridad Social cayó en todos los regímenes excepto en el de autónomos, que registró 1.596 cotizantes más en agosto.

En cuanto al número de extranjeros, su importancia sigue creciendo en las cotizaciones a la Seguridad Social. Un total de 937.818 extranjeros están afiliados al sistema, de los que la mayoría (728.212) provienen de terceros países. Los inmigrantes de fuera de la Unión Europea representan ya el 4,37% del total de cotizantes y el 25,65% de los nuevos. En el último año han crecido un 15,65%. No obstante, el peso de la inmigración ha descendido algo con respecto a meses anteriores, cuando los ciudadanos de terceros países suponían casi la mitad de las nuevas incorporaciones.

Los datos del paro recibieron muy distintas valoraciones según el colectivo. Frente al "comportamiento excelente" que observa el Gobierno, los sindicatos impusieron cautela. UGT enfatizó la caída de la contratación, mientras CC OO alertó sobre la destrucción de empleo en el sector industrial. El responsable de política económica del PSOE, Jordi Sevilla, consideró contradictorio que baje el paro al tiempo que cae la afiliación a la Seguridad Social. Izquierda Unida pidió medidas urgentes para frenar la temporalidad. Desde otra perspectiva, la patronal CEOE destacó la trayectoria descendente que mes a mes muestra el paro este año.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Jueves, 4 de septiembre de 2003