La oposición boicotea la Junta de Portavoces del Congreso por un cambio de horario

Tensión y nubarrones para reanudar el curso político en el Congreso de los Diputados tras las vacaciones parlamentarias. Los seis grupos de la oposición (PSOE, IU, CiU, PNV, CC y Mixto) boicotearon la Junta de Portavoces convocada para las cinco de la tarde de ayer, y no a mediodía como es habitual. Los portavoces de la oposición adujeron que no se han guardado las formas por parte de la presidencia de la Cámara y que la celebración de un acto partidista del Partido Popular (la elección de Mariano Rajoy como candidato a la Presidencia del Gobierno) exigía una negociación política que, en su opinión, no se ha producido.

A las cinco de la tarde, la Junta de Portavoces quedó constituida con la asistencia exclusiva del portavoz del Partido Popular, Luis de Grandes.

La presidenta de la Cámara, Luisa Fernanda Rudi, explicó que la presencia de un vicepresidente, un secretario, además de la secretaria general del Congreso y el portavoz del PP, que representa la mayoría absoluta de los votos de la Cámara, justificaban la plena legalidad de la reunión. En su opinión, la posición de los grupos, según la cual es necesaria una mayoría de sus representantes para que la Junta de Portavoces pueda constituirse válidamente, llevaría al absurdo de que los portavoces del Grupo Mixto, Izquierda Unida, Coalición Canaria y el PNV, que representan a 27 diputados de los 350 que integran la Cámara, podría boicotear con su ausencia cualquier reunión de la Junta de Portavoces.

La secretaria general del Grupo Socialista, María Teresa Fernández de la Vega, replicó que tan absurda es esa explicación como el hecho de que un solo portavoz -en este caso el del PP- pueda constituir válidamente la Junta de Portavoces y que, otra cosa distinta, es que el voto ponderado del representante del Partido Popular tenga la mayoría absoluta.

Desprecio

En opinión de Fernández de la Vega, lo ocurrido es que la presidenta de la Cámara no negoció con los grupos el cambio de horario, en una muestra de "desprecio por las instituciones" y contraviniendo lo que ha sido una práctica constante en el Congreso de los Diputados".

Luis de Grandes, portavoz del PP, defendió la legitimidad y la legalidad de la reunión de la Junta de Portavoces, pero anunció que "por respeto a los derechos de las minorías" habían decidido no confeccionar el orden del día del Pleno de la próxima semana y negociar una nueva fecha para que la Junta de Portavoces se reúna y fije el contenido del primer Pleno del que será el último periodo de sesiones de esta legislatura.

Para De Grandes, la posición adoptada por la oposición es una "pataleta" y muestra una "actitud pueril".

* Este artículo apareció en la edición impresa del 0002, 02 de septiembre de 2003.

Lo más visto en...

Top 50