Cartas al director
Opinión de un lector sobre una información publicada por el diario o un hecho noticioso. Dirigidas al director del diario y seleccionadas y editadas por el equipo de opinión

Benjamin Constant, hoy

Oportuno me ha parecido el artículo del historiador Paul Kennedy, publicado en EL PAÍS el jueves 21 de agosto y titulado "El juego de mesa planetario". En él, haciéndose eco de un estudio llevado a cabo por Global Security, se refiere a las repercusiones que no sólo en la economía estadounidense, sino también en el futuro de su democracia tiene el progresivo aumento de la presencia militar de los EE UU en el mundo, y alerta de los peligros que tiene un comportamiento imperialista. Estos datos no vienen sino a corroborar lo que, casi hace doscientos años, ya sabía Benjamin Constant, para quien "entre los modernos una guerra feliz cuesta infaliblemente más que lo que produce". Es evidente que Benjamin Constant (1767 - 1830), no es un atolondrado pacifista, ni un revolucionario decadente, ni siquiera un trasnochado progresista. Es, eso sí, un representante de la mejor tradición liberal de la vieja Europa. Quizás por ello nuestros líderes políticos y arrogantes intelectuales orgánicos no lo frecuenten. Pero la verdad es que como él defiende en su breve opúsculo Sobre el espíritu de conquista (1814) la guerra tiene efectos malsanos tanto en el interior de los pueblos conquistados como en el de los conquistadores, a quienes de una u otra manera acaba por corromper.

Cuando un tema da mucho que hablar, lee todo lo que haya que decir.
Suscríbete aquí

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS