Crónica:GIMNASIA | Campeonatos del Mundo
Crónica
Texto informativo con interpretación

Un premio de consolación

Elena Gómez se queda sin medalla al ser quinta, la mejor clasificación española de la historia

Elena Gómez ha vuelto a hacer historia al lograr el viernes el quinto puesto en los Campeonatos del Mundo, la mejor clasificación de una gimnasta española. Sabe a poco. La menorquina, de 17 años, que acabó primera y segunda los dos primeros días de competición, fue castigada por las jueces en paralelas y se resintió de la actuación de sus rivales directas, más acertadas que en días anteriores.

El ejercicio de la española fue valorado de forma muy diferente por los jueces con un intervalo de sólo cinco días. Sus 9,45 y 9,5 en el ejercicio de paralelas de los dos primeros días de competición se quedaron el viernes en 9,362. "Las jueces la tenían controlada por sus resultados anteriores y sabíamos que le iban a sacar dos décimas en cada aparato", aseguró el seleccionador nacional quien, sin embargo, valoró lo conseguido por su pupila. Hasta el viernes el mejor puesto de una gimnasta española en la prueba más difícil, la que mide a las gimnastas en los cuatro aparatos, era el octavo de Sara Moro en 2001. Elena acabó quinta.

Más información
Elena Gómez consigue el bronce en suelo en el campeonato del mundo de Gimnasia

"Estoy contenta. Mientras me haya salido bien y el entrenador esté contento, a mí me vale", dijo la gimnasta española, que hizo un ejercicio de superación. Con una nota muy baja en su primer aparato, el salto, que la hundió en la décima posición, la mallorquina fue recuperando posiciones ejercicio a ejercicio. El orden de rotación jugaba a su favor pues acabaría en dos de sus pruebas fuertes: barra y suelo. Pero cuando empezaron a sonar las notas de su ejercicio de suelo a ritmo de swing, la medalla ya era inalcanzable. El título fue para la rusa Svetlana Jorkina de 24 años, que pasará a la historia como la única triple campeona mundial absoluta.

"Elena ha hecho lo que sabe", sentenció su entrenador. Pero, para Elena, no era día ni de celebraciones ni de lamentos. Aún le quedan dos finales más. El domingo debe luchar por la medalla en la final de barra y, más factible, en su ejercicio favorito: el suelo.

Sobre la firma

Amaya Iríbar

Redactora jefa de Fin de Semana desde 2017. Antes estuvo al frente de la sección de Deportes y fue redactora de Sociedad y de Negocios. Está especializada en gimnasia y ha cubierto para EL PAÍS dos Juegos Olímpicos y varios europeos y mundiales de atletismo. Es licenciada en Ciencias Políticas y tiene el Máster de periodismo de EL PAÍS.

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS